Noticias

La creatividad de los argentinos para insultar a su selección, explicada por lingüistas

“Algunos fanáticos insultan en las redes expandiéndose en el insulto”, dice un lingüista argentino

La selección argentina está dando muchos disgustos a sus aficionados en los últimos meses. Uno de los peores tuvo lugar en Madrid el 28 de marzo, cuando España ganó al equipo de Sampaoli por seis goles a uno. Cuando los españoles entraron en Twitter para comentar o leer sobre el resultado, se encontraron una infinidad de insultos de los tuiteros argentinos a sus jugadores. Eran diferentes a los que solemos ver en España, mucho más creativos: “Arruinador de alegrías“, “cementerio de canelones“, “tobogán de piojos“, “flequillo de carne“, “cabeza de rodilla“… Fueron compartidos miles de veces en España, tanto que varios medios españoles dedicaron artículos a estos tuits.

Con el empate ante Islandia y la derrota ante Croacia en el Mundial, ese tipo de insultos han vuelto a Twitter. Y de nuevo han captado la atención de muchos tuiteros españoles, muchos de los cuales no solo los aplauden, sino que también los imitan, a menudo incluyendo el ya famoso “denme mayúsculas más grandes”.

La mayoría de los tuits incluyen referencias machistas u homófobas. No sorprende en el fútbol: según un estudio de la Cadena SER, una de cada tres personas que comentan la Liga española en redes sociales insulta durante el partido. Y un 10% de esos insultos son machistas. En las celebraciones de los equipos de fútbol también se escuchan insultos de todo tipo. ¿Y por qué son tan compartidos estos tuits argentinos en España? Por las fórmulas creativas que mencionábamos anteriormente. Estos son otros ejemplos: “cortocircuito hablante”, “que alguien vele a cajón cerrado a ese muerto”, “pingüino jubilado”…

“Con mucha frecuencia, al argentino hijo de puta le parece muy poca cosa como insulto”, dice a Verne por correo electrónico el lingüista argentino Óscar Conde, director en la especialización de la Enseñanza de Lengua y Literatura en la Universidad Pedagógica Nacional (UNIPE) de Argentina. También es autor del libro Lunfardo: un estudio sobre el habla popular de los argentinos. “Es cierto también que en el habla coloquial, que es la que se maneja en Twitter, suelen aparecer expresiones que pueden llamarles la atención a otros hispanohablantes”, comenta Conde.

La lingüista argentina Andrea Bohrn, profesora en Letras de la Universidad de Buenos Aires, cree que el discurso en las redes sociales, “si bien se vincula con la escritura, se articula sobre formas orales. Funcionan como espacios donde se evidencia la coloquialidad o la oralidad y, por ende, permite visualizar de forma clara estas formas insultativas”, dice a Verne por correo electrónico.

Esta lingüista cree que los insultos de los tuiteros argentinos están captando atención en España porque “en el español, como lengua, coexisten múltiples variedades, múltiples sistemas, y, muchas veces, resultan llamativas las formas que se utilizan en las otras regiones”.

“Claramente no todos los argentinos somos ingeniosos ni puteadores. Pero algunos fanáticos (del fútbol, de la política o de cualquier otra cosa) cuando insultan en las canchas de fútbol y últimamente en las redes lo hacen así, expandiéndose en el insulto. Quizá se halle alguna explicación en un axioma muy repetido en nuestro país: el ingenio popular no descansa”, añade Conde.

 “Insultamos mucho, pero sin mala intención”

Joaquín Castellano es un humorista argentino de 34 años que desde los 15 vive en Madrid. Es conocido por sus vídeos en Instagram, donde tiene más de 150.000 seguidores. Hace muchas bromas sobre los tópicos de argentinos en España. “Todos estos insultos de Twitter me resultan muy cercanos. Es el humor que tenemos: muy faltón y enfatizando mucho. Y sí, somos bastante creativos”, dice a Verne por teléfono. “Ha llamado tanta atención en España por lo enrevesados que son”, añade.

“Tengo un grupo de WhatsApp con amigos argentinos y otro con españoles. En el de los argentinos nos damos mucha caña, pero en el otro no tanto. Cuando se me escapa un boludo con españoles a veces piensan que les estoy llamando gilipollas. Insultamos mucho, pero sin mala intención”, comenta el humorista. “La clave”, continúa, “está en encadenar los insultos sin parar, diciendo cosas con tan poco sentido que te cagas de risa. Es un arte”.

Castellano cree que el tópico más extendido sobre los argentinos en España, que tienen talento para hablar y ligar, no tiene base sólida: “No creo que sea así. Yo, por ejemplo, soy bastante cortado”. “Es una falsa representación social de los argentinos por parte de los españoles. La mayor parte no somos así. Es curioso que los españoles valoren nuestra forma de hablar, pues en el resto de América la creencia (también equivocada) es que somos los que peor hablamos”, añade Conde.

0 comments on “La creatividad de los argentinos para insultar a su selección, explicada por lingüistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: