Noticias

¿Cómo nos expresamos?

A partir de las revoluciones feministas y de las revoluciones de los jóvenes por los derechos que se plantean y que se deben cumplir, con la necesidad de que se escuchen todas las voces de una sociedad, surgieron diversas cuestiones y debates en el último tiempo como la del Lenguaje Inclusivo.

El Departamental

En el marco de la votación por la ley de despenalización del aborto en la Cámara de Diputados, desde el colegio Pellegrini de Buenos Aires, los adolescentes expusieron sus ideas en un programa de la televisión y cambiaron la manera de hablar. En estos discursos reemplazaron los masculinos genéricos por la letra “e” y se encendió la discusión en torno al lenguaje inclusivo en todos los ámbitos.

Entonces, la “e” se presentó como una nueva alternativa, pronunciable y neutral. Por ejemplo, en vez de decir “argentinos” o “argentinas” se dice: “argentines”.

Ante el nacimiento de este ¿nuevo género?, se plantean muchos interrogantes sobre la evolución del lenguaje, ya sea por decreto o por imposición. La Real Academia Española tomó una posición al respecto y se generaron debates de los lingüistas en redes sociales y en los medios de comunicación.

Lo primero que se trató fue la burla y la discriminación que sufrieron los adolescentes que se expresaron según sus convicciones y haciendo uso de una nueva modalidad, pero, defendieron su posición y argumentaron su decisión.

El debate comenzó a ganar territorio con posturas enfrentadas y quienes son especialistas en la temática brindaron su punto de vista.

“Es un tema que debe preocuparnos, pero no más que lo que nos tendría que preocupar cualquier situación de discriminación. De acuerdo a cómo hablamos, nosotros mostramos que cosmovisión tenemos del mundo, si escuchamos atentamente notamos que la manera en que nos expresamos delata nuestra manera de ver una cosa y ponemos en evidencia nuestras cosmovisiones”, explicó a El Departamental Verónica Capellina, Profesora en Letras y escritora, al ser consultada sobre el lenguaje inclusivo.

Al pensar en las palabras y las expresiones, uno puede darse cuenta que el castellano no es inclusivo, la letra “o” es excluyente” y así fue aceptado siempre.

“En nuestro lenguaje se nota el uso del masculino genérico, el castellano tiene una variedad léxica y sintáctica en el orden de las palabras y es menos económica. Si usamos ‘los estudiantes’ o ‘los genios’, la mujer a nivel inconsciente termina sintiéndose excluida y a veces a nivel absolutamente inconsciente. Siempre les dije a mis alumnas y alumnos que cuando utilizamos el lenguaje para cosas que son relevantes, tratemos de ser inclusivos”, agregó la Profesora Verónica.

Ante este lenguaje actual “no inclusivo”, se deben buscar los caminos correctos para que todas las personas se sientan identificadas de igual manera. Hay que revisar las conductas, tener en cuenta la manera de expresarse en la vida cotidiana y la comprender la manifestación de la cosmovisión que cada uno posee.

“Hay que dejar de lado la hipocresía y el lenguaje irá reflejando lo que tenga que reflejar, hay situaciones puntuales en las que hay que ser más cuidadoso, estar en guardia para no lastimar y se tienen que buscar palabras que nos incluyan a todos. A mí me impresionó mucho cuando compré una colección que se llamaba ‘Los genios de la pintura’ y entre esos había muy pocas mujeres, no las habían tenido en cuenta y ese título no era inclusivo como pasa con ‘la historia del hombre’. No se puede tener la inocencia y creer el verso de la academia de que se va a atentar contra la economía”.

Los pequeños cambios se pueden notar si todos aportan un poco de racionalidad y trabajan para favorecer la igualdad de los derechos, como se viene luchando hace mucho tiempo.

Las conductas y la honestidad con la que se habla se deben revisar y todos deben formar parte de este debate como los padres, los docentes, los jóvenes y los impulsores de proyectos. No se puede negar que con el lenguaje se construye y se destruye.

En cuanto a la historia de la lengua, la Profesora repasó los cambios y las modificaciones que se fueron dando a partir del nacimiento del español. Al comienzo, en la península ibérica había un mosaico de pueblos de diferentes procedencias que hablaban diversas lenguas y no era fácil un entendimiento. Con la invasión de los romanos, los visigodos y los árabes, el lenguaje fue cambiando y por ejemplo el latín derivó en variantes, cambió y desapareció. Con los visigodos se conocieron nuevas palabras relacionadas con la guerra. Después, el aporte de los árabes fue increíble e influyeron en todo como comidas, ciencias, poesías, erotismo, arquitectura y literatura. Por último, el lenguaje se enriquece con las voces de los habitantes primitivos con una cantidad inmensa de palabras para referirse a animales, frutos y geografía, entre otras cosas.

“Sin todo eso el castellano no sería la lengua maravillosa que es hoy, que crece por el mismo raudal de la vida, por la necesidad de decir, nombrar, incorporar y un idioma surge por las necesidades expresivas. La lengua se abre camino como la vida, no se la puede cambiar por decreto, por ética o por una cuestión humana, se deben revisar las conductas lingüistas y el cambio se va produciendo. Confío en la belleza de este idioma y en el animal vivo que es la lengua y la nuestra está más viva que nunca”, señaló la escritora.

Con respecto al lenguaje inclusivo que está en discusión actualmente, cada uno tiene una posición tomada a raíz de los conocimientos y de las experiencias personales.

“Mi actitud es expectante, tengo algunas razones para no querer imponer que se hable de cierta manera y, por otro lado, sé que tienen que cambiar muchas cosas en nuestro lenguaje para que sea realmente inclusivo. Mi posición es encontrar los pros y los contras de las dos posturas, pero con una clara intención de justicia y de solidaridad con el género y la academia va a tener que aceptar el uso cuando llega a las mayorías”, argumentó la Profesora Verónica.

“(…) Son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito…

Todo está en la palabra… Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces… Son antiquísimas y recientísimas… Que buen idioma el mío (…) Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras” (Pablo Neruda “La Palabra”)

0 comments on “¿Cómo nos expresamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: