Noticias

“Deslenguados sin lengua”

Periodista Digital

El permanente mal hablar con la aquiescencia de la RAE, que ni limpia ni brilla ni da esplendor, lo ensucia todo, me obliga -sin ninguna esperanza- a poner en solfa el lenguaje perverso de unos gacetilleros y junta letras que se pasan la vida dando patadas al diccionario. Pese a mi proliferación de comentarios sobre el mal uso del español, que van, seguro, al cesto de los papeles, siento -sin intento de comparación, Dios me libre- el desprecio que se le hizo al gran maestro Lázaro Carreter que vendió por cientos de miles su “Dardo en la palabra”, pero que nadie leyó y menos aplicó.

Encabezan las barbaridades, como casi siempre, los plumillas y cantamañanas de la información deportiva. Son únicos. Los padecí en mi etapa de director de Estudio-Estadio, que tenían como palabra multi-usos “tema”. El tema era igual para una la lesión (“le duele el tema…”, no, merluzo, le duele la tibia o el peroné), que el tema o materia para unas oposiciones del Estado. Qué no decir de los anglicismos a los que acuden estos bárbaros con la malsana e ignorante intención de darse pote ante su audiencia y critican a los futbolistas de importación que no saben ni una palabra en español, mientras ellos, los analfabestias del lenguaje, mal pronuncian “yes, of course”.

Les encanta el stage por el entrenamiento o embrutecimiento; “pierden de dos” cuando lo suyo es perder por dos; a los micrófonos en la zona mixta los llaman “microfonadas”, y a las semifinales, “semis”… Es difícil hacerles ver a estos depravados que existió Cervantes, Góngora y Argote, Francisco de Quevedo y Villegas…, y hasta un siglo de Oro en gruesos quilates que robaron físicamente, al peso, algunos comunismos durante la guerra civil.

Los currutacos, asimismo, optan, en el moderno lenguaje de este sin sentido, abróchense los cinturones, por “evento”: han desterrado el vocablo acontecimiento, hecho. Todo son eventos, la madre que los parió. El redundante “nexo de unión”; el “preveer” con dos e finales para verte mejor; “extraditación” en lugar de extradición;

“finde” por fin de semana; la noticia no se adelanta, se avanza, como si fuera un extremo derecho de la Real Sociedad. No puedo desperdiciar la perla de mi admirado Fernando Sabater, todo un catedrático, que no sabe de superlativos (no creo que sea por su ego), y escribe y vocaliza “pobrísimos”, jodó petaca, cuando lo suyo es paupérrimos.

Y qué no decir del lenguaje sexista, que una pandilla de feministas nos quiere implantar con una supuesta normalidad. Miren, no jodan, con perdón o sin él; están dilapidando nuestro idioma. En su vida, jamás supieron lo que era el Miranda Podadera, el libro que fue pura alfabetización: de forma ortográfica, de género, lingüística…, la correcta lengua española, en suma.

El lenguaje único es una de las matracas que las pedorras feministas quieren implantar. No al masculino y el feminismo. Periodistas y periodistos. Al neutro o genérico, sería lo lógico, se llega por deducción.

La lista es apabullante. Una tal Lobo, en la COPE, divulgadora del lenguaje sexista (pollo X polla y viceversa), me hace anotar estos desvaríos:

– “Flipar”.

– “Mola, mola (no el general Mola)

– “Finde”

– “Zasca”

– “Tío” (y por qué no decir tía o sobrina en el lenguaje sexista, “pobrísimos”, según Fernando Sabater, académico, manda huevos, cuando lo propio es paupérrimos). Así queda dicho más arriba.

Y ya, para rematar la burricie plaguicida, tenemos el “dequeísmo” catalán y sudamericano tocándonos los cojones.

No hay que dejar pasar, asimismo, los apócopes, sincopados, abreviados, fruto del lenguaje de los móviles que más bien es el calco expresivo de los simios.

– “Opos” por opositores.

– Un “alcance” en vez de choque de automóviles.

– “Semis”, semifinales.

Y así hasta el infinito, tronco. Por cierto, ¿qué me dice usted del sincopado? ¿Y de los prefijos y sufijos…? Lega, Geta, Depor…

– Más vómitos produce “poner en valor” que implantó la clase política, eliminando el verbo valorar. De ahí que en la presentación de uno de mis libros alguien de entre el público me preguntó que qué opinaba del lenguaje de los políticos.

– Nefasto.

Junto a mí estaba José Antonio Labordeta, que hacía de maestro de ceremonias. Me chocó los cinco.

En esas que oigo por la tele un debate en el Congreso donde un merluzo concluye sus disertación con un “punto y final”. No, so bestia; existe el punto, el punto y coma, los dos puntos y el punto final, (sin la y griega). Son incorregibles. Incluido el radiofonista verbenero Carlos Herrera, que, oído al dato, masculló lo siguiente:

-“… dio un paso maxi-grande”.

Con dos cojones y un palito. Y no digamos el vocablo “evento”, que tienen en la punta de la lengua mis colegas los plumillas. Ya no existe el acontecimiento, el hecho, suceso… (ahora todo son thriller y tiro porque me toca). ¡Qué tropa, mi Dios! Qué no decir -y voy echando el freno porque la burricie es infinita, dura de domesticar- con esa izquierda cerril e irredenta que lo cifra todo en el lenguaje sexista: españoles y españolas, periodistas y periodistos, jóvenes y jóvenas…, y así hasta el infinito en el que aparece, horror, el iletrado Pedro Sánchez al que le dedico este párrafo final:

“Estimado feminista nada obrero ni español: ante sus barbaridades lingüísticas, que son enormes, ha de saber, iletrado presidente por la puerta falsa, lo que a continuación sigue.

“Si alguien quiere sacudirse complejos, le diré que el masculino genérico no es un invento para molestar a las mujeres. Es un resto de la época pregenérica del Indoeuropeo”. Lo dice el académico Rodríguez Adrados, de la RAE y de la Hª”.

Resulta chocante que el segundo idioma más hablado en el mundo esté prohibido en determinadas regiones españolas. Pese a los quinientos millones de hispanohablantes, en determinadas regiones de nuestra piel de toro está vedada nuestra enriquecedora lengua. Miserables, deslenguados. Vomitivos.
Y PARA NOTA: “Poner en valor”. Los verbos “valorar” y “reconocer” han sido extinguidos. ¡Vivan los políticos! Ganado cinco estrellas…

 

Por Santiago López Castillo

0 comments on ““Deslenguados sin lengua”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: