Noticias

El filósofo Van Parijs propone el inglés como lengua franca en Bélgica

La Vanguardia

Bruselas, 23 sep (EFE).- El filósofo bruselense Philippe Van Parijs considera una batalla perdida convertir Bélgica en un país completamente bilingüe de francés y flamenco y sostiene que adoptar el inglés como lengua franca es la solución más pragmática para un Estado con dos grandes comunidades lingüísticas que se ignoran.

“Para las nuevas generaciones, el inglés desempeña un papel cada vez más importante en la comunicación informal. Se ha convertido en el idioma más sencillo para que se comuniquen un joven valón y uno flamenco, mientras que antes era el francés”, explica en una entrevista con Efe Van Parijs (Bruselas, 1951).

El filósofo y economista, profesor emérito de la Universidad Católica de Lovaina y de Oxford, reflexiona sobre el avenir político y lingüístico de Bélgica en su libro “Bélgica. Una utopía para nuestros tiempos”, publicado en francés y flamenco.

“Parto de la cuestión de si Bélgica se fragmentará y, tras analizar todas las opciones, mi respuesta es que no” porque “Flandes nunca podría irse con Bruselas y nunca querrá irse sin ella”, comenta sobre la capital de facto de las instituciones de la Unión Europea, que actúa como “pegamento” entre las dos grandes comunidades lingüística y culturalmente diferenciadas del país.

Con una 1,2 millones de residentes sobre una población total de 11,3 millones de Bélgica, Bruselas es una de las tres regiones político-administrativas de Bélgica y cuenta con una nutrida comunidad anglófona, esencialmente formada por extranjeros relacionados con las instituciones europeas.

Representa solo el 0,5 % de la superficie de Bélgica pero el 19 % del PIB del conjunto del Estado y ni flamencos ni valones estarían dispuestos a desprenderse de la ciudad, de igual forma que tampoco la UE no tiene ni voluntad ni capacidad para hacerse cargo de ese territorio como un micro-Estado, mantiene el académico.

Pero esa realidad política, lingüística y administrativa no es una solución duradera, según Van Parijs, que se apoya en la tesis del filósofo y economista liberal inglés del siglo XIX John Stuart Mill, quien aseguraba que una democracia representativa plurilingüe está condenada al fracaso, al carecer de una opinión pública agrupada.

 

 

Bélgica, un Estado independiente en 1830, se organiza actualmente en forma de monarquía parlamentaria federal con tres regiones: la francófona Valonia del sur, la neerlandesa Flandes del norte y la región de Bruselas, en el centro.

Fue un país de origen político francófono donde el flamenco tiene estatus de lengua oficial desde 1898. Y a partir de 1932 aparece en la legislación el principio de “territorialidad lingüística”, que establece el uso administrativo de una lengua para cada región.

La “utopía realizable” que propone el profesor pasa por dividir su país en cuatro regiones lingüísticas y administrativas con lengua propia, añadiendo a las tres actuales (Flandes, Valonia y Bruselas) la pequeña comunidad germanófona de Ostbelgien (este), que hoy es sólo una comunidad lingüística.

Van Parijs sugiere que el conjunto de los belgas se comuniquen entre ellos en inglés, renunciando así a la “quimera” del bilingüismo.

“El inglés tiene muchas más probabilidades de democratizarse”, defiende Van Parjis, quien reivindica que su propuesta se inscribe en lo que ya es una realidad oficiosa.

Como ejemplo cita la selección nacional de fútbol, a la que en Bélgica se conoce -en inglés- como los “Red Devils” (Diablos Rojos) y que logró el tercer puesto en el pasado Mundial de Rusia con un combinado mixto de francófonos (Romelu Lukaku o Eden Hazard) y flamencos (Kevin de Bruyne o Thomas Vermaelen).

 

 

El entrenador, el español Roberto Martínez, se dirige a sus futbolistas en inglés, pues lo han estudiado en el colegio y muchos de ellos juegan o han jugado en la “Premiere League” inglesa. Y los aficionados también animan a su equipo en la lengua de Shakespeare.

Van Parijs, que ejerció de “padrino” de Felipe González cuando recibió en 1995 el título de doctor “honoris causa” de la Universidad Católica de Lovaina, promueve que se aplique la lógica lingüística del equipo nacional de fútbol a todo el país.

“Cuando hay una tendencia fuerte, no hay que remar a contra corriente sino apropiarse de esas tendencias para orientarlas en la buena dirección”, concluye Van Parijs. EFE

0 comments on “El filósofo Van Parijs propone el inglés como lengua franca en Bélgica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: