Noticias

Guadalupe Ruiz: “Aquí el inglés es la lengua del poder. En EE UU el español es la lengua de los trabajadores”

La granadina Guadalupe Ruiz Fajardo es profesora de español en la Universidad de Columbia, en Nueva York. En aquella lleva el tiempo suficiente para valorar la presencia de nuestra lengua en aquella ciudad y en aquel país. Estos días ha estado en los cursos de la UNIA en Baeza donde es una veterana en la enseñanza del español como lengua extranjera.

 

elmundo.es

P -¿Cuándo coge el avión de vuelta?

-Este viernes (por antes de ayer). Llevo doce años viviendo en Nueva York. Es una ciudad tan abrumadora, con tanta gente de todo el mundo, tan fabulosa… Trato de volver a España en esta época. Imparto algunas clases y visito a mi familia de Granada.

-¿Cómo llegó allí?

-Trabajaba como muchos profesores de español en unas condiciones laborales mejorables. Tenía muchas horas de clase y un sueldo muy inferior al del resto de profesores titulares de la Universidad de Granada. Salió en Columbia una oportunidad de trabajo y no lo dudé. Cogí un avión y me presenté allí. No era la primera vez que vivía fuera. Ya sabía lo que era irse fuera de España. No fue nada dramático. Todo lo contrario: Fue un paso feliz.

P -¿Y cómo es Columbia?

R -Un coloso. Una de las empresas inmobiliarias más importantes de Nueva York.

P -¿Una empresa inmobiliaria?

R -Sí. La universidad es dueña de un patrimonio inmobiliario inmenso. Es una universidad relativamente liberal. Tiene cosas fabulosas y a mi me ha ido muy bien porque he tenido libertad de acción. Mis clases son muy gratificantes porque se valoran mucho la innovación y las ideas.

P -¿Qué buscan los alumnos que asisten a sus clases?

R -Formo parte de un programa que aquí tendría su equivalente con una filología inglesa. Aunque creo que sería más preciso decir que estaría más cerca de los que aquí cursan filología árabe. En Estados Unidos el español es la lengua de la clase obrera. Aquí el inglés es una lengua de poder. Pero allí el español es la lengua que manejan los trabajadores.

P -Pero esa lengua que usted llama de la clase obrera en Estados Unidos cada día cobra mayor poder. ¿No es así?

R -Bueno, tiene la fuerza que tiene la clase obrera. Nada más. Mis alumnos cursan estudios de español porque buscan una especialización de nuestra lengua, de nuestra cultura, de nuestra literatura o de nuestro cine como los que estudian cualquier otro tipo de filología. Son estudiantes que saben que el español les ayudará en su trabajo. Pondré un ejemplo: profesiones liberales que necesitan el español para comunicarse con sus futuros clientes.

P -Pero algo habrá cambiado en esa relación entre clases cuando el español se ha convertido en los últimos años en la segunda lengua más hablada de Estados Unidos

R -Sí. La penetración del español en las grandes ciudades es imparable. Estados Unidos es el segundo país del mundo con mayor número de hispanohablantes nativos. El primero es México. Pero lo impactante es que el segundo no es España, ni Colombia, ni Argentina… Es Estados Unidos, sobre todo en Nueva York, Chicago, Los Ángeles o Miami, por supuesto. Son en definitiva las grandes ciudades y el sur del país.

P -¿Sus alumnos diferencian entre el español de Hispanoamérica y el español de España?

R -¿Tú diferencias entre el inglés de Estados Unidos y el inglés de Gran Bretaña?

P -Sí.

R -Pues ellos también. O mejor dicho: Buena parte de ellos sí.

P -¿Allí donde usted vive ser española concede una pátina de mayor prestigio que ser de cualquier otro país de Hispanoamérica?

R -Es complicado responder a eso. Estamos en un campo de nadie. La pregunta de la identidad está permanentemente en la conversación diaria de la sociedad americana. Me resulta más fácil definirme sobre lo que no soy: No soy latina. soy europea en Marruecos, pero no sé si soy europea en Alemania. Soy blanca en el norte de África, pero no soy blanca del todo en los países nórdicos. Con esto quiero decirte que los españoles estamos en medio de las realidades que se han conformado a lo largo de la historia. El panamericanismo es una corriente ideológica que tiene mucho pasado y que viene de los tiempos de Bolívar y su empeño en erigir un liderazgo, un orgullo. En esa corriente España es un elemento ajeno.

P -¿Qué peso tiene el Instituto Cervantes en Nueva York?

R -El departamento de español de la Universidad de Columbia, del que yo dependo, colabora todos los años con el Instituto Cervantes. Celebramos simposios en octubre donde ofrecemos información sobre cuestiones de enseñanza y formación para profesores. Y muchas veces llevo a mis alumnos a las actividades culturales que celebra el instituto.

P -¿Es importante mantener en Nueva York un centro así?

R -Al Instituto Cervantes le pasa como a muchas otras instituciones ideológicas de transmisión cultural. Deberían de ser un poco más humildes con respecto al resto de hispanohablantes, no solo geográfica sino socialmente. Ser menos normativos y escuchar más a los hablantes. El Instituto Cervantes enseña con una perspectiva excesivamente peninsular y centralista. No presta la atención suficiente a las variedades lingüísticas de nuestro idioma.

P -Pero no lo entiendo. El Instituto Cervantes se encarga de difundir el español de España, no el de Argentina.

R -Desconozco los estatutos del Instituto Cervantes hasta ese extremo, pero de lo que no me cabe duda es de que en su enseñanza debería de prestar más atención a las modalidades cultas de otras áreas hispanohablantes.

P -¿Está aún la sombra de Federico por la Universidad de Columbia?

R -¡Uf! Sí. Lorca estudió allí y vivió en un edificio donde yo doy clases habitualmente. Entre los estudiantes de español su obra es una constante. Hace un tiempo se celebró una exposición maravillosa en la Biblioteca Pública de Nueva York. Llevé a mis alumnos. Se produjo un momento mágico porque hubo algunos estudiantes gais que se identificaron con el poeta. Era ese momento de crear tu propia identidad y leer aquellos poemas les causó un impacto increíble.

P -¿Y la Hispanic Society?

R -Posee una de las colecciones más fascinantes de la ciudad. Tienen una primera edición de La Celestina, los cuadros de Sorolla… Pero desgraciadamente lleva cerrada año y pico. Una clase que imparto se titula Nueva York y versa sobre la presencia hispana en esta ciudad. Ahí utilizamos el Cervantes y la Hispanic, además del Museo de Barrio portorriqueño, como argumentos donde basar la enseñanza.

P -Dígame tres lugares de Nueva York donde esté vivo el espíritu de España.

R -¡Ah! Sí. Te llevaría a la Calle Catorce, al bar Spain, un lugar anclado en los años cuarenta donde tomaríamos un vino o una cerveza española con papas bravas. El segundo lugar sería la sede del festival de cine español que hasta hace muy poco se celebraba en el Lincoln Center. ¡Tendríamos que recuperarlo como fuera! Y el tercer lugar sin dudarlo la Hispanic Society, el empeño y el amor de un coleccionista por nuestro país.

0 comments on “Guadalupe Ruiz: “Aquí el inglés es la lengua del poder. En EE UU el español es la lengua de los trabajadores”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: