Noticias

Ogresa, beich, un aula, hidrofracturación / El lenguaje en el tiempo

¿Fiona es la “hermosa ogresa casada con Shrek”?, ¿esa palabra existe? Fernando Ávila le responde.

 

eltiempo.com

Pregunta: en el Megacerebro del sábado pasado se da como pista de Fiona “hermosa ogresa casada con Shrek”. Mi pregunta es: ¿existe la palabra ogresa?, Fernando Parra.
Respuesta: Sí. El Diccionario de la lengua española, DLE, edición del 2014, incluye, como femenino de ogro, la voz ogresa, adaptada del francés, ogresse. Da como significados ‘gigante mitológico que se alimentaba de carne humana’ y ‘persona insociable y de mal carácter’.

Aclara el DLE que en su segunda acepción se puede usar también la voz masculina para referirse a la mujer, “Fulanita es un ogro”. La terminación femenina -esa aparece en adjetivos de alto coturno, princesa, abadesa, alcaldesa, lo mismo que en gentilicios cercanos y lejanos, cundinamarquesa, boloñesa, japonesa, y en otros nombres comunes, diablesa, juglaresa, choferesa.

Los ejemplos mencionados son con s, pero existen también algún femenino similar con la terminación -eza, con z, alteza, jueza. También hay adjetivos parecidos a los anteriores, terminados en -isa, con s, papisa, diaconisa, poetisa, y en -iza, con z, aprendiza, nodriza.

Beich
Cita: “(La clínica Palermo) luce el típico color ladrillo conjugado con el beis que predomina en los marcos…”. Mejor: “… con el beich…”, que es como se le dice en España, Venezuela, Perú y Colombia al color castaño claro, en francés llamado beige.
Ya que el cronista opta por la forma adaptada a nuestro idioma para identificar este color, es preferible la opción beich, que figura así escrita en el Diccionario de americanismos, 2010, que para los países de este lado del Atlántico también es normativo.

Un aula
Cita: “Colapsó el techo de una aula” (Caracol).
Comentario: Aula es palabra femenina, “aula amplia”, “aula pequeña”, pero el artículo que la antecede debe ser masculino, “el aula”, “un aula”, y no “la aula” ni “una aula”, para evitar la cacofonía. Así las cosas, la palabra aula va precedida de artículo masculino y seguida de adjetivo femenino, “el aula magna”, “un aula inmensa”, lo mismo que otras voces femeninas que empiezan con a tónica, “un hampa peligrosa”, “el águila calva”.
Esta norma se extiende a los adjetivos antepuestos algún y ningún, “algún área mediana”, “ningún agua aromática”, y no se aplica en plurales, “las almas del purgatorio”, “unas aulas perfectas”, ni a otros adjetivos antepuestos, “esta ama de casa” (no “este”), “nuestra aula preferida” (no “nuestro”), “tiene mucha hambre” (no “mucho”).

Hidrofracturación
Cita: “Suspenden respaldo legal del fracking”.
Comentario: Dado que en español no existen la combinación ck, ni la terminación -ing, la palabra fracking resulta ajena a la morfología léxica de nuestro idioma.
Podría adaptarse fraquin, como márquetin o castin, aunque ya la Fundéu ha recomendado las formas hidrofracturación y fracturación hidráulica, para reemplazar el anglicismo.

 

Por: FERNANDO ÁVILA

0 comments on “Ogresa, beich, un aula, hidrofracturación / El lenguaje en el tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: