Noticias

¡¿Qué lo que decí?!

Sobre las actitudes de los cordobeses frente a su forma de hablar. ¿Qué características distinguen al español usado en Córdoba? ¿Qué lo vuelve tan particular al punto de que llegue a protagonizar publicidades y novelas? ¿Cuáles son nuestras ideas y valoraciones sobre las maneras de “hablar en cordobés”?

 

lavoz.com.ar

Es un hecho que el español de Córdoba es marca registrada entre las múltiples formas de hablar en la Argentina. El rasgo distintivo que se le atribuye se escucha en su tonadita, ese cantito que enfáticamente se recrea en el humor y que, según parece, nos muestra graciosos y “buenudos”. Seguramente, una larga discusión cabría instalar sobre estos adjetivos, pero las palabras que siguen no pretenden visitar la lengua autóctona desde las valoraciones de los coterráneos del país, sino desde las propias, desde esas que, por derecho de nacimiento, nos autorizan a “sentenciar sobre los buenos y malos modales en el habla”.

Que en Córdoba escuchemos ¡Cayate la boca! y, además, ¡Caiate la jeta! constata que la “elle” de callate se puede decir como una “ye” o como una “i”, y que existen por lo menos dos formas de nombrar aquello que, según el diccionario, es el “órgano de la palabra”. Esto pone en evidencia la diversidad lingüística de estas tierras en materia de pronunciación y vocabulario, lo que, desde luego, es muy interesante. Pero más lo es aún el hecho de que pronunciar y nombrar “diferente” guarda relación con el nivel socioeducativo de los cordobeses y suscita reacciones favorables o desfavorables hacia los usuarios de la lengua. Revisemos a continuación los rasgos sobresalientes de la variación en el habla de Córdoba (en particular, en el habla capitalina) y reflexionemos sobre la posición que, frente a ellos, toman los cordobeses.

¿Cómo se habla en La Docta?

· El cantito cordobés. En la provincia de Córdoba, podemos distinguir cuatro tipos de tonadas: la del esdrújulo en el noroeste, la “aporteñada” hacia el sur, la “italianizada” al este y la de la Capital. La tonada capitalina, de origen sanavirón según los especialistas, consiste en alargar la sílaba anterior a la que se pronuncia con mayor intensidad. Es así como cantamos en cordobés y, por eso, ¡¿Qué preguntás, chabón?! suena como ¡¿Qué preguuuntá, chaaabón?!

 

· “Erre” con “erre” guitarra (o guitasha). La “erre” suena vibrante entre los hablantes cultos de la ciudad de Córdoba. Este sonido se logra poniendo la punta de la lengua en el lugar donde encajan los dientes. Los hablantes poco escolarizados, en cambio, la pronuncian como un chistido o con un silbido. Así, las frases “Dejá de renegar” y “Hacelo como corresponde” también pueden sonar, más o menos, como “Dejá de shenegá” y “Hacelo como coshesponde”.

· ¡Ve vo cómo decimos la “ese”!. Cuando la “ese” aparece al final de una sílaba o de una palabra, se cae o se pronuncia más suave. Por ejemplo, en lugar de decir “Dios mío, Nos veamos o Nos besemos”, decimos “Dio mío, No veamo, No besemo”. También puede ocurrir que aspiremos las “eses”, esto es, que las hagamos parecidas a una “jota suave”. En consecuencia, oiremos “ajco” o “loj ojo” en vez de asco o los ojos. Estas formas de la “ese” marcan diferencias entre el habla culta y el habla popular de los cordobeses, pero no de manera tajante.

· Agarrate Catalina. En Córdoba puede suceder que la “be” se nos caiga y que a la “ve” la convirtamos en “ge + u”. Así, no es raro escuchar “asoluto” y “susuelo” en lugar de absoluto y subsuelo, o “No te gua mentí” en vez de No te voy a mentir. Otras consonantes caedizas son la “de” y la “erre simple” cuando decimos, por ejemplo, “encaravanao”, “inflao”, “ansiedá”, “maldá” o ¡¿”Po qué jodé”?! A veces se pierden sílabas completas, como en “Toy recansado o Cuchá lo que me enteré”.

· La Yesi, la Iesi y la Shesi. Como casi todos los argentinos, los cordobeses somos “yeístas”, pues pronunciamos la letra “elle” como una “ye”. Así, si alguien dice “Llamala a la Yesi”, podremos escuchar “Yamala a la Yesi”, o bien “Iamala a la Iesi”. El primer sonido, denominado “yeísmo rehilado”, es característico de los sociolectos medio y culto; el segundo, es norma entre los hablantes del sociolecto popular. Aunque de manera muy excepcional, también es posible que en Córdoba se diga “Shamala a la Shesi”, forma de influencia porteña y restringida al habla juvenil.

· Amarío patito. Otro rasgo distintivo de nuestra habla popular es la eliminación de la “elle” en palabras como bolsillo, cigarrillo o morcilla, las cuales pronunciamos como “bolsío, cigarrío y morcía”. Este fenómeno se produce cuando la “elle” aparece entre medio de dos vocales, principalmente cuando la primera es una “i” acentuada.

· La forma de las palabras. Es propio de los sociolectos medio y alto de la Capital decir ¡Vos me vas a matar! en vez de “¡Vo me vai a matá!”, común en el habla popular. Nosotros usamos, como en toda la Argentina, el pronombre “vos”, pero le cambiamos la terminación al verbo que lo acompaña (Vos me amás, en lugar de Tú me amas). También el empleo de los aumentativos “-azo” y “-nonón” para expresar tamaño o intensidad es una característica de nuestra habla. Porque en Córdoba, que haga un “calorononón” no es pretexto para no comer un buen asadazo.

· La forma de las oraciones. Para dar una orden, pedir o exhortar, los cordobeses solemos separar el pronombre del verbo. Así, antes que decir ¡Juntémonos! o ¡Hagámoslo!, preferimos ¡Nos juntemos!, ¡Lo hagamos! Este modo de armar las oraciones resulta extrañísimo para los hablantes del español en general. El verbo “ir” presenta también un uso singular en las expresiones imperativas, pues a veces no se conjuga como “andá” sino como “i”: “¡Si te queré i, ite!”

· Frases, palabras y palabrotas. Si confeccionáramos el Diccionario del Cordobé Básico, sin duda alguna, deberíamos anotar un considerable número de vocablos y frases. Entre ellos, no podrían faltar: barandón, bosterazo, bruja (esposa), caravana, chomaso, chotazo, comilón, criminal (muy linda), donado, encularse (enojarse), fernando (fernet con coca), guaso, jeta, malondón, moquero, mortal (excelente), musiquero (reproductor de música), negrazononón, pecho frío, pritiau (vino con Pritty), ta chau, ta fácil, ve vo y muchísimos más. Y no nos olvidemos, por supuesto, del más cordobés de los cordobeses: nuestro “culiau”.

Lo que me llama la atención es la actitud

El género, la edad, el nivel socioeducativo y la procedencia barrial son los principales factores por los que varía el empleo de la lengua dentro de una comunidad. Como vimos, la variación en el habla de Córdoba se relaciona de manera directa con el estrato sociocultural y con el grado de escolarización de los capitalinos. Estos factores son importantes en la medida en que determinan las reacciones que podemos mostrar hacia la variación, dependiendo de nuestras ideas, opiniones o prejuicios sobre los propios fenómenos de la lengua y sobre otros hablantes. Tales reacciones, que pueden ser positivas o negativas y que definen los usos prestigiados o estigmatizados de la lengua, se denominan “actitudes lingüísticas”. Para explorar las actitudes lingüísticas de los cordobeses, fuimos a la peatonal de la ciudad y le preguntamos a la gente qué opina de su forma de hablar. Obtuvimos información variada, pues, así como se afirma que “no hablamos el verdadero castellano” y que “somos medio paisanos”, se dice también que la lengua de Córdoba “está mortal” y que la usamos “mejor que los porteños”. Ahora bien, la gran mayoría de las respuestas pone al descubierto valoraciones referidas a tres peculiaridades de nuestro español: la tonada, el humor y el uso excesivo de palabrotas.

  • La tonada es sello de “identidad”, “algo innato” estrechamente asociado al humor. El cordobés habla “rápido y cantadito, con un lenguaje que tiene chispa”. Sin embargo, vista negativamente, la tonada es “rara”, motivo de risa. Cuando se la “exagera o se la hace peor”, se convierte en una característica del “expresarse mal”.
  • El humor es el componente de la lengua potenciado. Somos “divertidos y hacemos muchas bromas”, y, por eso, nos asumimos únicos respecto de los hablantes de otras regiones.

“La variación en el habla de Córdoba se relaciona directamente con el estrato sociocultural y con el grado de escolarización”

Por una Córdoba plural

Los cordobeses contamos con una propia escala de valoraciones sobre la lengua autóctona y sobre sus usuarios. En esta escala, el factor socioeducativo es crucial, ya que fija el lugar desde el que cada hablante piensa y construye la unidad lingüística de la Capital. Una tonada entre chistosa y extraña, un humor sentidamente genuino y unas palabrotas “impronunciables” forman parte del espíritu de los cordobeses. Nuestra identidad se forja en la postura que asumimos ante los demás y se revela en actitudes sobre las que vale la pena reflexionar. Porque, ciertamente, que en Córdoba escuchemos tantas formas de decir lo mismo no es más que el indicio de una pluralidad cultural que habita en el habla.

 

Producción conjunta entre el Ministerio de Educación del Gobierno de la Provincia de Córdoba y la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) Cátedra: Análisis del lenguaje en uso en Argentina. Coordinadores: Esp. Darío Daniel Delicia Martínez y Prof. Vera Maia Dragicevic – María Candelaria Barrionuevo – Maura Ford – Rocío Frediani Gotti – Carla Vanina Fuhr – Micaela Mabel Gainza – Pierig Giraud – Juan Ignacio Martina – Natalia Marina Nani – María Josefina Nant – Mickaela Dariana Nou Juritsch – Bernarda Ortega – María Victoria Posada – Natalia Peveri – Ana Laura Prado – Silvina Natalia Sánchez – Sarah Stolle – Rita Tejeda – Fiona Thonier – Saana Usenius.

– Las expresiones entre comillas son citas textuales o reformulaciones de las opiniones de los cordobeses sobre su uso de la lengua.

0 comments on “¡¿Qué lo que decí?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: