Noticias

Los mal hablados

losandes.com.ar

Si entendemos por medios de comunicación a las herramientas a través de las cuales un mensaje tiene la posibilidad de ser transmitido a un grupo más extendido de ellas, particularmente de carácter masivo, y estos a su vez tienen la obligación de contribuir al buen uso del idioma, entonces “estamos en el horno”, como les gusta decir.  Se sabe que el lenguaje está formado por una larga serie de convenciones, y por lo tanto nos pertenece a todos, sin embargo, una vez adoptada, nadie tiene derecho a violarlo ni destruirlo.

No soy ninguna autoridad en términos de literatura ni de lingüística (fui apenas un agrónomo), pero cuando escucho radio, leo los diarios y miro televisión me espanto con las cosas que escucho. Los periodistas y locutores de la televisión (particularmente los de los medios de Buenos Aires), están logrando imponer un idioma, propio de los ignorantes, y cuando corrijo a algún nieto por la forma que tiene de hablar, me dicen “abuelo, así lo dicen en la tele”.

Se comenten errores de pronunciación: trenta por treinta; pudrir por podrir; aujero por agujero; aprete por apriete, y sigue la lista.

Se cometen errores de concepto: erario público (es una redundancia ya que no existen los erarios privados); ómnibus de pasajeros (no existen los ómnibus de carga, y en todo caso sería ómnibus con pasajeros); lista por listado (listado son las manchas de las cebras); planear por planificar (planean los aviones); evento por acontecimiento (los eventos no son predecibles en el tiempo); lluvia caída (lo que cae es agua); ceño fruncido (ceño quiere decir entrecejo fruncido); 40 ºC de fiebre (son 40 ºC de temperatura); kilos por kilogramos (kilos quiere decir mil, por lo que precede también a kilómetro o a kilolitro).

Se cometen errores por ignorancia: se inventan verbos como amesetar (para referirse que una curva de un gráfico ortogonal entra en una meseta); se confunde cóncavo con convexo; se confunde logística criminal con inteligencia criminal, y sigue la lista.
Como dije al principio, los medios tienen la obligación de contribuir al buen uso del idioma, y así como son “formadores de opinión” podrían ser también ejemplos de buena escritura y buena dicción.

José Luis Burba

0 comments on “Los mal hablados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: