Noticias

Buzos de “egresades”, el nuevo campo de batalla para el lenguaje inclusivo

Las empresas que los confeccionan reciben crecientes pedidos de cambiar la “o” por la “e”. El tema genera discusiones entre los chicos y los padres también opinan.

 

clarin.com.ar

El 7 de diciembre, en el acto que les servirá de capítulo final a 138 adolescentes que cursaron sus estudios secundarios en la escuela Mariano Acosta, un cartel dirá “Egresades 2018”. El cartel en cuestión no está impreso, pero la decisión está tomada: el lenguaje inclusivo les servirá de bandera. “Fue una decisión que tomaron en conjunto los estudiantes, que a la vez lo discutieron con los padres: hubo un debate al respecto y llegaron a esa definición”, cuenta Andrea Berman, rectora de esa escuela de Balvanera y, con esfuerzo, afirma: “Este año tenemos 138 egresades“.

Ese cartel, que tradicionalmente habría dicho “Egresados 2018”, es una de las grietas por las que se filtra una manera de expresarse que ha cobrado especial notoriedad en el último tiempo, sobre todo entre chicas y chicos adolescentes y jóvenes, y contra la que se han manifestado públicamente personas como Jorge Lanata y Eduardo Feinmann, además de la Real Academia Española (RAE). La institución, de hecho, asegura en el primer capítulo del manual de estilo de la lengua castellana que presentó este lunes en España que el lenguaje inclusivo, a través de formas como “todes”, “todos y todas”, “todxs” o “tod@s”, resulta “innecesario” porque el género masculino “por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos”.

Pero las negativas protocolares que llegan desde la Península Ibérica no fueron suficientes para que, por ejemplo, madres, padres y estudiantes de una escuela primaria de Palermo sometieran a debate qué iban a estampar en el buzo que servirá de despedida para quienes hoy cursan sexto grado pero ya están tomando decisiones para el año de egreso. “Hubo mucho debate: hubo mucha resistencia, también muchos padres de acuerdo con el inclusivo, y docentes que hasta lo impulsaban. Decidimos que cada chico elegirá qué va a decir su buzo“, cuenta Florencia, mamá de Camila, que tiene 11 años y hará imprimir “Egresad@s” en su buzo. “Dice que eso la hace sentir más representada que ‘egresades’ y que es un cruce entre la a y la o”, explica Florencia.

Un ejemplar, recién estrenado por un alumno.

Un ejemplar, recién estrenado por un alumno.

 

Tamara, que trabaja en una empresa que se dedica a estampar buzos de egresados en Belgrano, cuenta: “Aproximadamente en el 30% de los casos nos están consultando si se puede poner la x o ‘egresades’ en el buzo; el año pasado esa pregunta no existía“. En otra empresa de Villa Ballester esa consulta no existe: “Nadie pidió poner ‘egresades’, pero muchas chicas quieren poner el símbolo femenino al lado de su nombre”, explica Martín, encargado del lugar.

“El lenguaje inclusivo es un fenómeno retórico y político, y no lingüístico, pero eso no es un indicador de que sea poco relevante: es extremadamente relevante”, sostiene Santiago Kalinowski, director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras. Y suma: “Es una discusión que se está dando también en el inglés, el alemán, el italiano o el francés, porque la desigualdad entre el hombre y la mujer es universal. La codificación de la lengua es resultado de la configuración social histórica, y el acaparamiento de espacios por parte del hombre se da en casi todas las lenguas. Ante esa desigualdad histórica, si sos una persona o una organización que se quiere plantar, tiene mucho sentido que apeles a intervenir ese masculino genérico”. Para el especialista, “la RAE se resiste a este cambio porque lo mira como si fuera una cuestión lingüística y gramatical, y es una cuestión retórica y política“.

Karina Galperín es doctora en Letras y docente en la Universidad Torcuato Di Tella: “La RAE en general llega al final de los procesos, y este es uno muy largo que recién está empezando. Es el uso que se haga del lenguaje inclusivo lo que va a determinar su vigencia o no, y aún estamos muy lejos de que ese uso se establezca de forma muy amplia”, sostiene.

“El lenguaje inclusivo es el rasgo discursivo de la lucha por la igualdad de derechos entre hombre y mujer. En ese sentido, creo que lo que pasó con los adolescentes es que esta causa es tan importante a nivel global, que puede generar un sentimiento muy fuerte de pertenencia a la generación que puede estar haciendo un cambio muy duradero”, describe Kalinowski. Un buzo puede ser, además de un abrigo o un recuerdo, un manifiesto.

El “no” de la Real Academia y un debate que crece

“Desde Ferdinand de Saussure hacia adelante existe consenso de que es el habla el que se impone a la norma, porque es lo vivo, lo cambiante. Que la RAE se oponga al lenguaje inclusivo es como que se opusiera a las olas en la playa, que cada vez serán más fuertes”, tuiteó @RamirMel.

Fue una de todas las repercusiones que tuvo el rechazo de la Real Academia al lenguaje inclusivo a través de su manual de estilo. La toma de posición de la institución española fue criticada por muchos y celebrada también por varios en las redes sociales: no pasó inadvertida.

 

Por Juieta Roffo

0 comments on “Buzos de “egresades”, el nuevo campo de batalla para el lenguaje inclusivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: