Noticias

Más allá del ‘Erruki jauna’ o el ‘Gure aita’.

El euskera recayó durante muchos años en gente de Iglesia que ahora celebra muchas misas con un falso bilingüismo

 

deia.eus

EUSKARALDIA sirve también para reivindicar la labor de los numerosos miembros de la Iglesia de Euskadi en favor del euskera porque la defensa y el impulso a la lengua vasca ha descansado durante años en hombres de Iglesia, que realizaron una gran producción cultural. “En el oscurantismo total del franquismo, fue la Iglesia la que mantuvo la lengua. Las celebraciones eran en latín pero los curas hacían todas las homilías en euskera y permitían mantener la lengua con firmeza”. Lontzo Zugaza, director del Departamento de Euskera del Obispado de Bilbao, con treinta años de servicio activosabe bien de lo que habla. Por sus manos han pasado miles de volúmenes y publicaciones. A su lado, otra veterana militante de la lengua, Miren Leanizbarrutia, es la traductora que se encarga del día a día de la diócesis y de adecuar todos los materiales.

A pesar del ingente material existente, ambos constatan que se ha retrocedido en las celebraciones en euskera. “No se da esa presencia en la liturgia que había hace quince o veinte años. A nivel de servicios, en las zonas euskaldunes tenemos gente suficiente, pero se han reducido mucho las eucaristías en zonas. Si antes, por ejemplo, en un valle como el Txorierri había veinte misas en euskera ahora han bajado a ocho, y de esas ocho, hay que hacer un montón bilingües. No es un retroceso querido, sino condicionado por la situación”, admite Zugaza. Él se hace cargo de los aspectos referidos a los libros litúrgicos y los rituales de los sacramentos para que todos los materiales estén disponibles en euskera asequible al pueblo, para que pueda escuchar en su dialecto, en euskera vizcaino. “Aunque el conjunto de las diócesis trabajamos en euskera batua, hace falta una adaptación concreta a cada diócesis”.

Zugaza afirma que, por el contrario, se ha avanzado en las celebraciones bilingües, aunque reclama que se encardinen mejor los dos idiomas. “Porque no es el Erruki jauna,ni el Gure aita, ni Begoñako Andramari, ni dos cantos sueltos… Eso no es bilingüe. Misa bilingüe es cuando las dos lenguas están integradas y hay una presencia suficiente de las dos”, explica Zugaza.

Muchas celebraciones son un falso bilingüismo porque la introducción que se hace en euskera, se repite acto seguido en castellano. Lo digo también por mi zona, Mallabia, donde en lugar de hacer una verdadera celebración bilingüe, que consiste en articular los dos idiomas, se tiende a duplicar”, explica Miren Leanizbarrutia. “Se ha avanzado en celebraciones que antes eran solo en castellano, por ejemplo en bodas, funerales, bautizos o comuniones…”, asegura Zugaza, que también fue cura, y apuesta por que el destinatario del oficio pueda escoger con libertad su lengua. “Pero no nos engañemos, no es bilingüe cantar el cántico inicial, el Padre nuestro… Eso no es bilingüe, es solo una presencia mínima del euskera. El euskera tiene que aparecer en el tejido de la misa”, corrobora.

Entre los últimos trabajos que han acometido figura la actualización al vizcaino del Nuevo Testamento. “Todo lo que es material de catequesis está en bilingüe, aunque los materiales para niños y jóvenes son más en batua porque es lo que ellos estudian, mientras que los mayores, que son los que acuden a las misas, y no están alfabetizados, demandan más el vizcaino”.

0 comments on “Más allá del ‘Erruki jauna’ o el ‘Gure aita’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: