Noticias

Un platense relator de la ONU defendió el uso del lenguaje inclusivo que desechó la RAE

Se trata de Fabián Salvioli, abogado platense y el primer argentino en presidir el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Con un largo texto en su cuenta de Facebook,cargó contra la Real Academia Española (RAE) por desconocer el carácter no neutral del lenguaje. 

 

0221.com.ar

Fabián Salvioli es un abogado platense de 55 años. Es director del Instituto de Derechos Humanos de la UNLP y director de la Maestría de Derechos Humanos, magister en Relaciones Internacionales y doctor en Ciencias Jurídicas. Fue presidente de Amnistía Internacional Argentina durante la década de los ’90 y en mayo de este año asumió como Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre Verdad, Justicia, Reparaciones y Garantías de no repetición. El cargo le fue otorgado luego de desempeñarse durante tres años como presidente del Comité de Derechos Humanos de ese organismo.

Ahora, luego de que la Real Academia Española (RAE) publicase un libro para escritores digitales en el que deslegitima el uso del lenguaje inclusivo, Salvioli salió al cruce y defendió el uso de la “e”, la “x” y las distintas maneras de incluir a todos los géneros en la lengua española.

“A propósito de la negación de la Real Academia Española al lenguaje inclusivo (aunque aceptó “almóndiga” y “otubre”), copio y pego algo que escribí al respecto hace ocho años… no han evolucionado nada, como era de esperar”, ironizó el especialista en Derechos Humanos y procedió a argumentar, una por una, las razones para aceptar y promover el llamado lenguaje inclusivo o lenguaje no sexista.

Para el doctor en Ciencias Jurídicas, la defensa acérrima del masculino como género inclusivo “me recuerda a quien utilizando su ciencia construye la bomba atómica, pero jamás se siente responsable de las muertes que ella provocó. Quizás todavía crean en la neutralidad del idioma, e incluso en los Reyes Magos (eran tres, y varones). El idioma también es la expresión de un poder determinado, el masculino comprende al femenino porque sencillamente la mujer es “invisible o cosa” (una de dos) para un mundo machista. Obvio que el uso genérico del masculino está muy asentado, la esclavitud también en una época y nadie se atrevería a señalar que no era una violación a la dignidad humana (quizás algunas personas sí); como si la insistencia en algo malo convertiría a eso en bueno, por pura tozudez o costumbre; justifiquemos la mutilación genital femenina, total… ‘es una práctica muy asentada'”, ejemplificó.

Además, recordó que “el hecho de que los títulos universitarios utilizaran el masculino (doctor, abogado, juez, ingeniero, arquitecto) no se debía a que el masculino “comprende a todas las personas”; sino a que la mujer no podía estudiar en la Universidad; ni asumía funciones públicas (Cámara de Diputados, Cámara de Senadores); la mujer estaba destinada al ámbito del hogar, de lo privado y por eso no se utilizaba el femenino… la realidad cambió – un poco – pero “la lengua oficial” se resiste. Y si “presidenta” está mal… ¿porqué “sirvienta” no? No será por el rol, verdad? No quisiera pensar eso…”.

Salvioli ejemplificó esto con las definiciones de “hombre público” y “mujer pública” que figuran en la última edición del diccionario de la Real Academia: en el caso de la mujer, se la define lisa y llanamente como “prostituta”; en el caso del hombre, como “hombre que tiene presencia e influjo en la vida social”. Otro triste ejemplo es la definición, que no figura en el diccionario pero sí fue explicada en un tweet de la RAE, que hicieron del término “feminazi”: “Se utiliza con intención despectiva con el sentido de ‘feminista radicalizada'”, escribieron los community manager del organismo, despertando una infinidad de críticas por avalar la comparación entre feministas y nazis.

“La RAE ha publicado miles de cosas sin jamás en la vida haber utilizado lenguaje género sensitivo… y es duro reconocer que se ha estado discriminando. Se asentaron sobre postulados que no desean revisar en absoluto, y cuesta dar pasos de avance en algo tan conservador como la “lengua correcta”… No es menor otro dato: solamente hace falta ver quienes integran la Real Academia Española y cuál es la distribución de varones y mujeres en ella; aquí van los datos actuales: En los “académicos de número” (usaré las denominaciones actuales), hay cinco mujeres sobre cuarenta y dos personas (menos del 10%); los “académicos honorarios” son doce desde mediados del siglo XIX hasta aquí. No creo que antes de eso hayan elegido mujeres, pero de los doce últimos, mujeres hay ninguna… (0 %); De los 26 “académicos correspondientes españoles”, solamente 2 son mujeres, una de las islas canarias y otra del país vasco… (menos del 10%); de los “correspondientes hispanoamericanos”, cuyo número es de 3, hay una mujer (argentina) Ana María Barrenechea, tiene 99 años (el Señor le conserve la salud). De los “académicos extranjeros”, 6 son mujeres…de 51 integrantes”, enumeró Salvioli.

Y aclaró que “las instituciones de derechos humanos hace décadas que emplean este tipo de lenguaje, bastante antes que la ex-presidenta; ahora bien, debe celebrarse que ella lo utilice (muestra una capacidad de progreso y adaptación a los tiempos que otras personas parecen no tener), y para que quede claro… EL FÚTBOL PARA “TODOS” es un título muy desacertado. La verdad, a título de mea culpa, yo tampoco hablé ni escribí siempre así; ni muchas personas feministas tampoco… hace más o menos quince años que lo intento, y no es tan difícil – más bien, es bastante fácil -; lo importante es darse cuenta y actuar en consecuencia; no negar lo evidente”.

Y concluyó: “Quienes trabajan con la lengua no tienen derecho a desentenderse de las consecuencias de lo que sostienen, como quien ejerce la abogacía no tiene la posibilidad de eximirse de los resultados si con su postura ha favorecido o debilitado el valor justicia (el derecho como fin en sí mismo, es tan pernicioso como el concepto del lenguaje como fin en sí mismo). Ciertamente, ha de ser duro para esas personas reconocer que se estuvo discriminando durante tanto tiempo – aún sin querer hacerlo – y no se hizo nada para remediarlo cuando pudieron hacerlo y es obvio que estaba – y está – dentro de sus competencias. Lo más importante es que tenemos libertad, y cada quien puede expresarse como lo desea, indudablemente; porque finalmente, cada quien elige: yo, en todo caso, prefiero que me tilden de hablar mal antes que de cómplice – aún involuntario – de discriminación a través del lenguaje (o a través de cualquier otra cosa)”.

0 comments on “Un platense relator de la ONU defendió el uso del lenguaje inclusivo que desechó la RAE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: