Noticias

“Ganarse” y otros chilenismos bajo la lupa de la Academia

Días atrás se dijo que la RAE había incorporado dicha expresión popular como sinónimo de “acomodarse”, pero solo constató la definición del Diccionario de americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua (2010), que recoge otros términos como “perrear” y “flaite”.

 

culto.latercera.com

Esta historia de confusiones partió con el tweet de un usuario chileno del 28 de diciembre: “Conocidos y desconocidos, repitan conmigo, la expresión ‘gánese acá’ con el supuesto significado de ‘acomódese acá’ es incorrecta”. El comentario etiquetaba al Ministerio de Educación y a la Real Academia Española, que a los pocos días contestó: “El Diccionario de americanismos registra los siguientes usos chilenos de ‘ganarse’: ‘llegarse, acercarse a un sitio’ y ‘situarse, encontrarse en un lugar’”. Otra de las tantas cuentas que adhirió a la improvisada discusión, replicó: “Importante sería saber cómo se generó la necesidad o requerimiento de incluir este término en la RAE. De español no tiene nada”.

Desde su escritorio, otra tuitera empedernida siguió de cerca los dimes y diretes entre usuarios y la cuenta oficial de la institución española: la ensayista chilena y recientemente electa como la primera directora de la Academia Chilena de la Lengua, Adriana Valdés (1943). A esas alturas, el hecho se había vuelto noticia: “RAE confirma que acepta chilenismo ‘ganarse’ en el diccionario oficial”, titularon algunos medios.

A horas de asumir este martes el cargo que dejará Alfredo Matus, Valdés cuenta que prefirió guardar silencio y no seguir el hilo de la discusión. “Hay un problema bastante grande con la comprensión de las personas. El Diccionario de americanismos no es de la RAE, sino de la Asociación de Academias de la Lengua Española”, explica. “Muchos creen que incorporar palabras a este u otros diccionarios significa necesariamente recomendar sus usos, y no es así. Tanto el Diccionario de americanismos como el Diccionario de uso del español en Chile, que fue hecho por la Academia Chilena, constata la existencia de ciertas expresiones e indica si son populares o si pertenecen al registro formal. Los diccionarios no expresan una policía, sino un registro del idioma”, agrega.

De “chanta” a “perrear”

Publicado en 2010 y actualizado periódicamente en una versión online desde 2013, el Diccionario de americanismos tardó casi 20 años en ser presentado, y en él colaboraron las academias de Colombia, Ecuador, México, El Salvador, Venezuela, Perú, Guatemala y Chile. “Es un diccionario descriptivo, que carece de propósito normativo y no da pautas para ‘el bien hablar o escribir’; un diccionario usual, que recoge los términos manejados con gran frecuencia de uso en la actualidad”, explica la RAE en su sitio web, donde además es posible buscar entre las más de 120 mil acepciones recogidas desde el siglo XIX y que actualmente abarcan desde los Estados Unidos hasta Chile.

Y es que dicen que para entender cómo hablan los chilenos habría que imprimir cuantos diccionarios sea posible. Y el de americanismos cumple con esa labor: del total de términos y expresiones, unos 30 mil son de uso local. Chilenismos, como les llaman, y los hay desde el ya mencionado “ganar(se)”, a otros igual de enraizados: entre las acepciones de “echar(se)”, por ejemplo, están “matar a alguien” y “echar la foca”, que el mismo diccionario define como “abroncar ásperamente” y “amenazar o desafiar a alguien”. También “güiña” (ladrón), “condoro” (torpeza grave y vergonzosa), “bacán”, referido a “persona o cosa muy buena, estupenda, excelente”, o el transversal “pelambre”: “Chismorreo hecho para desacreditar a alguien”.

El cotidiano “huevón” figura también en el listado, y se utiliza de manera “vulgar” para referirse a un hombre o mujer que además puede ser un amigo o amiga. “Muchas veces los jóvenes dicen que hablar bien no sirve, y siempre les digo que depende de con quién; porque si vas a hablar con tus cercanos no vas a caer demasiado bien si no dices ‘huevón’ a cada rato”, explica Valdés. “En cambio, si vas a una entrevista de trabajo tienes que saber cuál es el registro correcto, y las anotaciones de este diccionario sirven precisamente para ubicar a las personas que lo consultan y que no saben qué sentido tiene tal o cual expresión. Y le puede pasar tanto a un inglés como a un paraguayo”.

Entre los términos más recientes están “chanta”, como sinónimo de estafador o algo de mala calidad; “nica”, expresión que quiere decir “de ninguna manera”, y “jotear”, que aquí se describe como “asediar a una mujer, generalmente con insistencia”. También “flaite” (referido a persona o cosa de mal gusto), “perrear” (baile entre un hombre y una mujer juntando mucho sus cuerpos y agitando ambos a la vez sus caderas), y “cachar” (darse cuenta o enterarse de algo).

Lo que este y otros diccionarios aportan, según Valdés, es “su recolección del habla popular”. Y concluye: “Uno podría encontrar expresiones como estas en una décima, por ejemplo, y es interesante que eso se registre para completar la información, pues podría entorpercer dicha lectura. Y como trabajo investigativo, además, es una joya que exista”.


Diccionario de americanismos
Asale, 2010.
Versión online: lema.rae.es/damer/

Por Pedro Bahamondes

0 comments on ““Ganarse” y otros chilenismos bajo la lupa de la Academia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: