Noticias

Lengua de signos, intérpretes y derechos

Iremos siempre de negro, pero estamos llenas de luz y juntas conseguiremos que nuestro trabajo sea reconocido, dignificado y aplaudido en lengua de signos o en lengua oral, como se quiera, pero siempre con la cabeza bien alta

 

larioja.com

Por SONIA DIARTE PÉREZ

Recientemente, las compañeras intérpretes y asesores sordos que trabajan para la empresa Cilsem, de Madrid, han hecho pública la precaria situación en la que se encuentran. Una situación que aunque en muchos aspectos nos recuerda a lo que vivimos diariamente el resto de compañeras de profesión, llega a unos extremos absolutamente intolerables.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid saca a concurso cada cierto periodo de tiempo la prestación de los servicios de interpretación en los conocidos servicios ‘de calle’ (médicos, gestiones personales, etc.), de un lado, y los servicios de interpretación que se requieran en educación, de otro. Estos dos contratos, junto con otros que ocupan personas sordas como asesores, han sido adjudicados a la empresa Cilsem.

Esta empresa/asociación, como quiera autodenominarse, contrata a su vez (subcontrata) intérpretes para la prestación de los servicios que viene obligada a satisfacer en su compromiso contractual con la Administración madrileña, dándose la circunstancia de que lo hace con condiciones absolutamente denigrantes, injustas y casi rozando la ilegalidad. No solo hablamos de salarios, si bien es cierto que es la parte más flagrante de estas irregularidades, sino también de retrasos en los pagos de los mismos que en esta última ocasión llegaron a sumar ya 6 meses. Desde junio muchas compañeras están sin cobrar y acudiendo a sus puestos de trabajo diariamente.

Cuando no es un convenio, una subvención o una circunstancia temporal, tal vez podríamos entender la situación, que en todo caso igualmente, no debiera ser sufrida y soportada por las trabajadoras, que son las que en definitiva ponen su capacidad profesional al servicio de la empresa diariamente y sin retrasos. Aunque, como digo, tampoco está justificado no cumplir con las obligaciones laborales en estos casos, aún más grave parece cuando se paga según el antojo de la empresa, sin dar explicaciones y además, si las da, de forma amenazante y déspota. Quienes licitan para un servicio público deben cumplir ciertos requisitos, como son la solvencia y el buen hacer. En esta empresa no vemos nada de eso.

Como Intérpretes de Lengua de Signos Española (ILSES), estamos cansadas de ser tan visibles y tan invisibles a la vez (al igual que pasa con la lengua con la que trabajamos, aprovecho a decir) y que nuestras condiciones ni estén aseguradas mínimamente en un convenio ni, aún menos, equiparadas con las de nuestras colegas intérpretes de lenguas orales. Sufrir esta precariedad asfixiante desmotiva a muchas para seguir en un trabajo del que estamos enamoradas, sí, pero que no nos permite vivir dignamente y del que encima muchas entidades sacan beneficio económico.

Esto pasa constantemente en el ámbito privado, con empresas y/o entidades que licitan a la baja y reducen nuestros salarios al mínimo (por supuesto, haciendo los mismos trabajos que justificarían el tripe del sueldo que cobramos) y también en el ámbito público, con entidades que operan de esta forma y con las propias administraciones que por desconocimiento u otros motivos nos abandonan a merced de entidades que nos explotan, que acaparan la prestación de todos los servicios en los que podemos trabajar y que no son objeto de ningún tipo de control ni seguimiento por parte de las administraciones que en última instancia son las responsables de cómo se gestionan los servicios que ellas no quieren gestionar. Porque tengamos una cosa clara: si las administraciones gestionaran directamente estos servicios, nuestras condiciones mejorarían exponencialmente y la gestión sería mucho más fácil de controlar, mejorar y por tanto, se ofrecería un mejor servicio que sin duda es de competencia pública.

El monstruo de la subcontratación nos acecha constantemente; la heterogeneidad de fórmulas que existen en las distintas comunidades autónomas dificulta que se dignifique nuestra profesión en términos globales y la desatención por parte de las administraciones, que como digo, debieran asumir directamente estos servicios, nos empuja a situaciones límite, como en la que ahora mismo están mis compañeras de Madrid y a las que con este pequeño texto espero dar voz, visibilidad y toda mi fuerza y ánimo posible.

Porque iremos siempre de negro, pero estamos llenas de luz y juntas conseguiremos que nuestro trabajo sea reconocido, dignificado y aplaudido en Lengua de Signos o en lengua oral, como se quiera, pero siempre con la cabeza bien alta.

0 comments on “Lengua de signos, intérpretes y derechos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: