Noticias

Mil y un temas para hablar

Me dispongo a escribir un nuevo artículo para esta sección de “Opinión” y, de repente, me invade la pregunta: ¿de qué voy a hablar esta vez?

 

zigzagdigital.com/

Por Gloria Galán

De política, la verdad, es que no me apetece mucho. Me enoja, me indigna, me agota escuchar siempre lo mismo. Todos quieren una España mejor, todos apuestan por sus programas porque consideran que son la panacea a los problemas existentes, todos hablan en nombre de un país al que quieren… pero no se les ha ocurrido pensar: ¿Y si España no les quiere? ¿Y si se ha desenamorado de ellos y empieza a hacerle ojitos a Portugal? Que no se anden con tonterías, que veo que España coge el canasto de las chufas y se desentiende de todos; o en el mejor de los casos, se autoproclama independiente.

Podría hablar de la masiva respuesta de la huelga feminista y de las manifestaciones del 8M pero, en este caso, una imagen vale más que mil palabras. No hace falta decir nada más del momento histórico que se vivió durante esos días. Las televisiones, radios, periódicos, las redes sociales se vistieron de violeta para mostrar al mundo nuestra fuerza. Aunque todo hay que decirlo, yo llevo toda la vida luchando por defender nuestros derechos porque así me lo enseñó mi madre, y a ella su madre… Cambio de tono. Me gusta jugar al MUS; he ganado varios campeonatos desde bien joven y, en uno de ellos, mis contrincantes, varones de mediana edad, sonrieron maliciosamente al verme. Al finalizar, uno de ellos me dio la mano y me dijo: “¡Enhorabuena! Puedes sentirte orgullosa. Eres la primera mujer que me ha ganado al mus”.  A lo que yo le respondí: “Orgullosa poco, porque jugar contra hombres como tú, no tiene mérito el ganar. No estamos al mismo nivel. ” (Me puse un poco chulita, lo reconozco. Pero no se merecía otra cosa). Yo tendría unos 20 años… ¿Dónde estaban todas cuando más las necesité?…Y no soy tan mayor jeje

Otro de los temas de los que podría hablar es del tiempo. Es muy socorrido. ¡Qué calor! ¡No es normal en el mes de febrero! ¡Ya veréis cómo llueve y hace frío luego en Semana Santa! Pero ¿para qué meternos ahora con Febrero si ya le conocemos? Le llaman el “mes loco” pero ¿Por qué? ¿Porque es imprevisible? ¿Porque nos da cada día algo nuevo, diferente? ¿Algo impensable? ¿Porque no rinde cuentas a nadie y hace lo que le apetece con sus días? ¿Porque  es tan original al ser el mes más corto? ¿La oveja negra del calendario? Según lo estoy escribiendo me doy cuenta de que ya soy Fans Incondicional del Febrero Loco.

Ahora que pienso, hay un tema que me preocupa como escritora que soy: “El lenguaje inclusivo”. Sí, quizá hable de él en este artículo. Aún no está decidido. Parece ser que la RAE no está muy de acuerdo con él. Algunos académicos están por la labor de estudiarlo, consensuarlo, adaptarlo, pero otros, como Arturo Pérez Reverte, está decidido a marcharse si el organismo “atiende a reclamos feministas”.¡¡Me pido su sillón, me pido su sillón!! Entiendo que, a partir de ahora, aún con más fuerza que en estos años atrás, algunos discursos políticos y debates, en general, nada tendrán que envidiar a las arengas de Fidel Castro… no creo que pueda ser capaz de escuchar cuatro horas seguidas a nadie… Bueno, creo que ni siquiera treinta minutos.

Pero ¿qué va a pasar con la escritura? ¿también debatirán su uso o no? Pues, si al final lo aceptan,  El Quijote de Cervantes, Ulises de James Joyce o 2666 de Roberto Bolaño serán moco de pavo y/o de pava (perdón por la expresión) al lado de las nuevas novelas que empezarán a escribirse con lenguaje inclusivo. ¡¡No quiero ni pensar cuando tenga que escribir o contar un cuento a los niños de mi clase!!… “Había una vez una granja en medio del campo en donde vivían felices las cerdas y los cerdos, las gallinas y los gallos, las patas y los patos, las conejas y los conejos, las burras y los burros, las ovejas y… ¿los ovejos? ¡Nooooo! ¡No hay ovejos! ¡Qué bueno! ¡Ya decía yo que tenían algo especial! ¡Son únicas! También me considero a partir de hoy, Fans Incondicional de las ovejas sin masculino. (Sigo con el cuento). De vecinos y vecinas tenían a unos resbaladizos lagartos y resbaladizas lagartas que siempre estaban tomando el sol junto a las charcas y los charcos…” (Este cuento, para dormir, mucho mejor que una valeriana).

Y yo me pregunto: Si el lenguaje inclusivo se va a utilizar en el lenguaje oral y, quizá, en el lenguaje escrito… ¿cómo lo harán para el lenguaje no verbal?

En fin, que tengo muchos temas en la cabeza de los que me gustaría hablar y escribir y ya pensaré cuál de ellos elijo para el artículo. ¡Ay! Por si acaso me quedo en blanco, que no se me olvide mencionar la lucha de nuestros queridos jubilados por unas pensiones más que dignas. Toda la vida trabajando para recibir ahora esta humillación. ¿Y las pensiones de viudedad? Indignante lo del aumento de las salas de juego y apuestas en los barrios, situándolas cerca de  los colegios… ¡Ale, venga! Eso es, fomentando la ludopatía en nuestros chavales… si no teníamos bastante ya con el Fortnite… ¡Ah! Y lo de las salas de música en directo: ¡preguntad, preguntad a los músicos y músicas! (No tengo muy claro si este término es inclusivo, o le ocurre como a las ovejas). Las están cerrando por políticas que nada tienen que ver con ella. Es “un producto cultural” y lo están aniquilando, devastando. Y qué deciros también del cierre de las librerías. Lugares de culto para muchos de nosotros. Está claro que esto no funciona. Cuantas más librerías y salas de música se cierran, más casas de apuestas se abren. ¿Más vicio y menos cultura? Esto no va nada bien. ¡¡Nada bien!! Y por último, y no menos importante, me gustaría hablar, si se da el caso, sobre los libros escritos por verdaderas escritoras y verdaderos escritores sin repercusión alguna versus los libros (por llamarlos de igual forma al tener portadas y letras por dentro)  más vendidos de personajes, personajillos, frikis y demás alcurnia, ajenos, totalmente, a la literatura. ¡¡No sé cómo no me he hecho youtuber!!

Mientras decido de qué voy a escribir en este artículo, os invito a que os hagáis Fans del Febrero Loco y de las ovejas sin masculino. Desde  este momento, me erijo como Presidenta de sus Clubs de Fans… ¡¡Uy, me acabo de parecer a Juan Guaidó!!

0 comments on “Mil y un temas para hablar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: