Noticias

Así nació un nuevo idioma mexicano, la Lengua de Señas Maya Yucateca

Un lingüista francés lleva 10 años estudiando cómo se comunican los sordos en la península de Yucatán

 

mexico.com

Por MARCELA VARGAS

El lingüista francés Olivier Le Guen es un apasionado de los idiomas y la diversidad que lleva 10 años investigando el nacimiento de un idioma mexicano en la Península de Yucatán: la Lengua de Señas Maya Yucateca (LSMY). En marzo de 2018, Le Guen presentó El habla de la mano: La Lengua de Señas Maya Yucateca y sus hablantes, un estudio a profundidad del idioma creado en la península para comunicarse con las personas sordas de estas comunidades. El libro fue editado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de las Lenguas Indígenas.

“Me acerqué en 2009 a Chicán, un pueblo peninsular donde entré en contacto con personas sordas y hablantes de maya”, cuenta Olivier Le Guen en entrevista. “Me di cuenta de que su lenguaje es súper rico e interesante y descubrimos que hay muchos otros pueblos donde inventaron un lenguaje visual para comunicarse con sus familiares sordos”.

Como apunta El habla de la mano, existe una noción equivocada de que la lengua de señas es un lenguaje universal que todos los sordos aprenden por igual y que les permite comunicarse a pesar de otras barreras de lenguaje. Sin embargo, existen muchas lenguas de señas y son muy diferentes entre sí país por país. La Lengua de Señas Maya Yucateca se considera una lengua emergente, pues fue creada por sordos u oyentes para comunicarse entre sí sin una base de lengua de señas previa.

Portada de 'El habla de la mano' (Cortesía Olivier Le Guen)
Portada de ‘El habla de la mano’ (Cortesía Olivier Le Guen)

¿Doble discriminación?

El equipo de Le Guen está integrado por otros investigadores internacionales, así como por académicos locales originarios de la península. Han trabajado principalmente en las comunidades de Chicán y Nohkop. Uno de los temas clave en su investigación ha sido entender diferencias culturales que separan radicalmente la forma de ver y vivir el mundo entre estas comunidades y las de los centros urbanos.

“Podríamos pensar que estas personas caen en una doble discriminación en el sentido de que son indígenas y personas con discapacidad, sordas”, dice el académico francés. “Desde el punto de vista maya, no es así. Ellos sobreviven bastante bien, son campesinos con un modo de vida tradicional que han podido continuar hasta ahora y que han podido adaptar a la modernidad de varias formas”.

Para Le Guen es importante no idealizar a las comunidades indígenas como si se trataran de algo ajeno, intocable, lejano. “Hay que entender varias cosas: la cultura maya no es la cultura mexicana, es otra cultura, otra forma de vivir y de pensar, con sus cosas buenas y malas”, explica. “Tampoco hay que caer en el mito de que son ‘pobres indígenas’ y ‘pobres sordos’ a los que hay que ayudar. Desde su propio punto de vista son felices, están adaptados a su entorno. Esas perspectivas discriminatorias llegan del exterior”.

Olivier Le Guen (camiseta azul) convive con la comunidad de Chicán (Cortesía Olivier Le Guen)
Olivier Le Guen (camiseta azul) convive con la comunidad de Chicán (Cortesía Olivier Le Guen)

Como muestra la investigación de Le Guen y su equipo, los hablantes sordos de la Lengua de Señas Maya Yucateca no se consideran discriminados dentro de sus comunidades. Al contrario: “El hecho de no escuchar ya no es una limitante, porque inventaron este idioma y pueden seguir una vida normal”, agrega el académico. “Se casan con personas sordas u oyentes, salen y regresan de su comunidad”.

Esa experiencia es fundamentalmente distinta a la que viven los mexicanos sordos en áreas urbanas. “El sistema casero que han desarrollado en la península es mucho más eficiente que lo que ellos enfrentaron en su familia”, agrega Le Guen. “Hay un desconocimiento muy grande de los mexicanos y en general del mundo occidental sobre la sordera y cuando tienen niños sordos no saben qué hacer con ellos. Muchos sordos en contextos urbanos crecieron en familias que no sabían cómo comunicarse con ellos y sufrieron mucho de ser apartados en la comunicación”.

La importancia de la diversidad

La Lengua de Señas Maya Yucateca es un ejemplo peculiar de la diversidad lingüística de nuestro país. La difusión tanto de la publicación como del proyecto llega en el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas para ampliar el conocimiento popular sobre las dos dimensiones de este idioma: por un lado su origen indígena basado en el maya y por otro su nacimiento como una herramienta de comunicación para la comunidad de sordos de esta región, que no está integrada a la Lengua de Señas Mexicanahablada en centros urbanos.

“Es un lenguaje que tiene 25 años, la edad de la sorda más grande de estas comunidades, en las que a veces hay pocas personas sordas”, explica Le Guen. “Pero hay un lenguaje visual que les permite hablar de todo, chismear, comunicar sus emociones, todo. A las personas oyentes nos parece muy natural pero desde un punto de la evolución de los idiomas es sumamente impresionante e importante lo que se ha logrado con la LSMY en este tiempo”.

Estudios como este representan también un paso para proteger y promover la diversidad cultural en México. “Hacer un Estado nación eliminando todas las diferencias para que la gente se identifique como ciudadanos de una nación homogénea no trae nada bueno”, reflexiona. “Podemos identificarnos en un país diverso y este ejemplo es justamente mostrar la diversidad que existe y los aspectos positivos que conlleva la diversidad”.

Geli (derecha) y Olivier realizan el vocabulario en video de Nohkop (Cortesía Olivier Le Guen)
Geli (derecha) y Olivier realizan el vocabulario en video de Nohkop (Cortesía Olivier Le Guen)

Registro y conservación

Además de registrar su origen, también resulta importante documentar el idioma para que no desaparezca. “El proyecto nació por la preocupación de registrar los contextos en los que todavía se usa la LSMY en varias comunidades de la península yucateca y que se encuentra en grave peligro de desaparición”, explica el sitio oficial del proyecto. Además de este interés, hay una intención de incrementar el conocimiento sobre aspectos lingüísticos y sociológicos de las lenguas originarias mexicanas.

El sitio web del proyecto incluye uno de los vocabularios de Lengua de Señas Maya Yucateca analizados por este equipo: el de Nohkop. El habla de la mano recoge la metodología de investigación y registro, pero su parte más conmovedora son las experiencias de los hablantes sordos cuyo primer idioma es la Lengua de Señas Maya Yucateca. El libro está disponible para consulta en línea.

0 comments on “Así nació un nuevo idioma mexicano, la Lengua de Señas Maya Yucateca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: