Noticias

Un espacio para abrir el debate y la crítica

Lo organizan la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) junto al colectivo de artistas “Malas lenguas”.

 

pagina12.com.ar

Por Silvina Friera

La heterogeneidad del español peligra cuando determinados Estados o instituciones, como el Instituto Cervantes y la Real Academia Española (RAE), “buscan entronizar una lengua (o variedad de lengua) con un estatus simbólico superior, política que genera la creencia naturalizada en su superioridad (o carácter hegemónico), y cuyo efecto inmediato es el desplazamiento de otras lenguas y variedades al nivel de lo dependiente, lo ilegítimo, lo desautorizado”, se lee en el Manifiesto del I Encuentro Internacional: Derechos Lingüísticos como Derechos Humanos, organizado por la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) junto al colectivo de artistas “Malas lenguas”, que abre el debate a la par que se posiciona como un espacio crítico y de disidencia al VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE). La apertura de este primer Encuentro será el próximo martes 26, en el pabellón Venezuela de la Ciudad Universitaria, con Juan Pablo Abratte, decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC, una conferencia de la doctora en Lingüística Elvira Narvaja de Arnoux (Universidad de Buenos Aires); y un homenaje a Osvaldo Bayer, en el que participarán María Teresa Andrueto, Flavia Dezzutto y Diego Tatián.

El I Encuentro Internacional: Derechos Lingüísticos como Derechos Humanos, en el que también estarán Daniel Link, Horacio González, María Moreno, Mempo Giardinelli, Graciela Bialet, Florencia Garramuño, Américo Cristófalo y Liliana Herrero, entre otros,  propone “una reflexión y una práctica que registren la heterogeneidad, las tensiones, los conflictos, los sometimientos de lenguas y formas de hablar disidentes o minoritarias, y a la vez invita a un desborde inventivo de la manera en la que hablamos mayoritariamente”, cuenta el filósofo Diego Tatián a PáginaI12. “El cuidado del castellano no es ortodoxia ni purismo sino un diálogo con la tradición que libera la imaginación y las prácticas de los vivientes que hablamos en esa lengua. Como dice el Manifiesto del Encuentro, se asume un posicionamiento contra toda celebración del multilingüismo y el multiculturalismo que obture la comprensión de las violencias y las desigualdades que están en su base; contra una celebración de la alteridad funcionalizada a mecanismos que en realidad afectan derechos y empobrecen los mundos lingüísticos”, agrega el autor de La cautela del salvaje, La conjura de los justos y Lo impropio, entre otros libros.

–Este año es el año internacional de las lenguas indígenas. ¿Qué espacio ocuparán estas lenguas en el debate? 

–Efectivamente, las lenguas originarias están en el centro de la discusión que propone el Encuentro; también el lenguaje de los sordos, las lenguas contaminadas de los migrantes, para pensar y promover formas efectivas de bilingüismo y generar una hospitalidad universitaria a las diversas estrategias de resistencia indígena contra la glotofagia y los genocidios lingüísticos. Fueron invitados especialmente  representantes de esas comunidades para pensar en interlocución viva, cultural y política, el destino de lenguas como el guaraní, el quechua, el mapudungún, el wichí.

–¿Cómo impacta la revolución de las mujeres en la lengua? ¿Hasta qué punto el lenguaje inclusivo llegó para quedarse o es una moda pasajera?

–Las intervenciones contra el sexismo de la lengua –oral y escrita- condenadas por la RAE han producido sin duda una contribución muy importante, un estado de reflexión y de discusión imprescindible. Pero su destino, en mi opinión, es aún incierto. No disponemos –no enteramente, al menos– del modo en el que las lenguas habrán de transformarse, y nunca podemos estar seguros de cuáles revoluciones persistirán en el porvenir y cuáles caerán en el desvanecimiento. Sin embargo, el castellano actualmente “salido de quicio” es afectado por luchas políticas concretas que, lejos de cerrarlo, lo abre y produce pensamiento.

–Hay un discurso aparentemente “democrático” y “plural” de las instituciones de la lengua que organizan el CILE, como el Instituto Cervantes y la RAE. Sin embargo, la impresión es que la proclamada pluralidad no tiene sustento material y concreto en las normas lingüísticas de una lengua que sigue siendo “gobernada” como si España fuera un imperio. ¿Qué consecuencias tienen estos discursos de corrección política que no se verifican en las políticas lingüísticas?

–El centralismo español en la decisión de la normativa y las políticas de la lengua castellana es muy grande y afectado de una cierta obsolescencia. La perspectiva no es “democrática” ni “pluralista” sino globalizadora: una lengua para el mercado regulada de manera monárquica. Puede reconocerse una clara política lingüística por parte de la Corona Española, la RAE y el Instituto Cervantes que, junto a empresas multinacionales de capitales españoles –Banco Santander, Telefónica, Iberia, BBVA, Repsol, RTV, Agencia EFE, CNN en español–, promueven la ampliación del capital simbólico del español académico y mediático, comola horrible pretensión de un “castellano neutro” como facilidad comunicativa. Eso no está exento de violencia en la vida lingüística del mundo hablante en castellano ni ajeno a un aprovechamiento de la lengua como oportunidad de negocios: la propagación de institutos de enseñanza de la lengua española, con su amplio mercado editorial y venta de títulos habilitantes por parte de una institución monopólica como el Instituto Cervantes. Los países de América latina debemos intervenir en la discusión de cómo el castellano es enseñado en todo el mundo, por ejemplo a través de la creación de institutos latinoamericanos de enseñanza del castellano.

–¿Qué tensiones y conflictos plantea la enorme diversidad en el habla de los países de América latina?

–En América latina habita el 90 por ciento de los hablantes del castellano, un total de casi 500 millones de personas. La saludable insubordinación de la “marca” España que es necesario producir debe evitar caer en una cultura del resentimiento, y activar en cambio una potencia cultural inventiva política y culturalmente, capaz de contribuir a una diversidad real, conflictiva, no chauvinista, capaz de pensar el mundo de otro modo. La enorme riqueza de lenguas que atesora América latina establece una encrucijada de invención y memoria que aloja una promesa para la humanidad: una promesa de descolonización idiomática, impulsora de un habla diversa, originaria, experimental, inventiva, disidente, vital, popular, poética y política. Una promesa capaz de recuperarla de las finanzas trasnacionales, de las corporaciones comunicativas, de la destrucción cultural macrista, del capitalismo cognitivo, del neoliberalismo académico, de los mandarinatos, de las realezas.

 

0 comments on “Un espacio para abrir el debate y la crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: