Noticias

Chispitas de lenguaje

periodicocorreo.com

Por Enrique R. Soriano

Más precisiones del idioma

En días pasados, por el Día del Libro, me di a la tarea de comprar la última obra de las Academias de la lengua: el Libro de estilo de la lengua española. La obra fue presentada el año anterior en Madrid, España. Desde entonces y estaba en librerías, aunque en la ciudad donde radico no estaba a la mano. Ahora que lo leo, lamento mucho no haber hecho un esfuerzo mayor para conseguirlo antes. La obra es un compendio sensacional de múltiples detalles de la lengua que no están resueltas en las anteriores obras (algunos aspectos, sí; pero aquí se detalla y amplía). Hago comentarios sobre algunas pocas puntualizaciones.

Cuando uno revisa las conjugaciones de los verbos, en ningún caso aparece ‘vistes’, ‘dijistes’ u ‘oístes’. De ahí se deduce que esas formas no están aceptadas. Sin embargo, algunos insisten (me ha tocado lidiar con alguien así), que tampoco están prohibidas. Por fortuna, este libro indica claramente que son una barbaridad.

Otro asunto, ahora con el movimiento de lenguaje incluyente, se han propuestos alternativas como aplicar una vocal e para no recurrir al masculino genérico o desdoblar para enunciar los géneros masculino y femenino (lo que complica la enunciación: niñes para abarcar niños y niñas). El Libro de estilo precisa que eso es una barbaridad. Y también indica que es igualmente inválido combinar símbolos (como la arroba) con el mismo propósito (niñ@s). En todo caso se debe recurrir a la barra o al paréntesis: niñas /os o niñas (os).

Algo ya enunciado en la Ortografía de 2010 es que los títulos o encabezados jamás deben terminar con punto; quedaban en indefinición algunos enunciados compositivos con similar característica. Las Academias ahora precisan que lo mismo sucede con subtítulos, fechas en texto independiente, lemas y frases publicitarias (eslóganes), pies de fotos e imágenes, exclamaciones en globos de cómics.

El punto siempre irá después de las comillas al cerrar una cita: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. (He usado en esta ocasión comillas inglesas y no las españolas, como lo he venido haciendo desde hace años en esta columna, para facilitar la comprensión de este punto en quien no esté familiarizado con mis escritos).

Algo que ya había observado, pero no en libros académicos, es que es posible añadir una aclaración entre paréntesis después del punto, como lo he hecho en el párrafo anterior. Aunque nunca se dio la ocasión de pronunciarme al respecto, en lo personal no lo consideraba aconsejable. Ahora la nueva publicación enuncia que es una práctica correcta.

Las diferencias entre abreviaturas, siglas y acrónimos son varias. Las primeras terminan en punto, en los otros no aplica; las primeras y las últimas presentarán acento gráfico si les corresponde. Los acrónimos de instituciones o programas se enuncian con mayúscula inicial, las demás letras con minúscula y con acento si les corresponde: Pémex. En este aspecto, el Diccionario panhispánico de dudas ya enunciaba la respectiva regla. Ahí ejemplificaba con láser (del inglés), pero dejaba los acrónimos de instituciones y programas.

Seguiré.

 

 

0 comments on “Chispitas de lenguaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: