Noticias

Malinche: la ‘lengua’ de Hernán Cortés y la madre de un bastardo legitimado

elmundo.es

Por IVÁN VÉLEZ

  • Hernán Cortés la liberó de entre 20 doncellas esclavas y tras bautizarse y comabiarse supo ganarse el status de ‘traductora’.
  • Doña Marina ayudó a Cortés a tomar Tonochtitlan, y él quisó reconocer al hijo que tuvieron y pidió al Papa una bula de legitimidad.

Publicada en Filadelfia en 1826, la novela anónima Xicoténcatl narró las hostilidades primeras y la alianza postrera habidas entre los hombres de Hernán Cortés y la nación tlaxcalteca, enemiga mortal del Imperio mexica. En el drama, el caudillo indígena que le da título al libro, aparece como un joven virtuoso al que una mujer contamina. La hembra que en la ficción imanta con su sensualidad a Xicoténcatl había nacido en la región de Coatzacoalcos, acaso en Olutla, y pertenecía a un distinguido linaje, circunstancia que no fue obstáculo para que, siendo niña, fuera vendida a los mercaderes mexicas. Ya en poder de los comerciantes, es muy posible que viajara por vías fluviales hasta la ciudad comercial de Xicallanco, acompañada por esclavos y productos artesanos y agrícolas. Allí fue comprada por los mayas de Potonchán. Tan accidentado itinerario vital permitió que la muchacha hablara náhuatl, maya y, probablemente, popoluca, la lengua de los olmecas.

El futuro determinado por su condición de esclava se vio, sin embargo, alterado con la llegada de unos hombres pálidos y barbudos. Todo cambió tras la batalla de Centla en 1519, a la que se le añadió un componente providencial. Juan Ginés de Sepúlveda, citando a Hernán Cortés, afirmó que en tan exótico campo de batalla “apareció mucho antes de la llegada de nuestros jinetes un caballero de porte sobrehumano que sobre un caballo blanco luchaba con los enemigos”.

La figura del apóstol Santiago, a quien Cervantes llamó “caballero andante de Dios”, ofrece fértiles paralelismos. Si en España iba unido a su extraordinaria intervención en la batalla de Clavijo, que puso fin al tributo de las cien doncellas, en la nueva tierra, poblada por idólatras, Santiago Matamoros se transformó en Mataindios. En este caso, después de su cabalgada, fueron los españoles quienes recibieron una veintena de mujeres, entre ellas una llamada Malintzin. La joven, de unos 16 años, fue bautizada junto a sus compañeras y mutó su nombre por el de Marina antes de ser entregada a Alonso Hernández Portocarrero, primo hermano del conde de Medellín.

Fotograma de la película “El sueño de Malinche” dirigida por Gonzalo Suárez

Ya entre los españoles, Marina comenzó a comunicarse con Jerónimo de Aguilar, religioso rescatado en Cozumel de un cautiverio en el cual aprendió maya. Gracias a Marina y Aguilar, más conocidas como lenguas, se estableció un doble proceso de traducción que permitió que los extranjeros pudieran transmitir sus mensajes no sólo a los mayas, sino también a los emisarios que Moctezuma desplegó por una costa por la que ya habían asomado otras velas anteriormente. Con Portocarrero rumbo a España para hacer llegar al rey Carlos los documentos de Veracruz y los tesoros obtenidos de los naturales, Marina se convirtió en amante y consejera de Cortés. Así, exhalando un glifo, aparece en los códices, mientras asiste al de Medellín, a menudo representado sentado en una silla de caderas desde la que despliega el mayor de sus talentos: el diplomático.

El conquistador habló poco de doña Marina, a la que se aludió como “la lengua que yo tengo, que es una india de esta tierra” en sus Cartas de Relación dirigidas al rey Carlos. A pesar de esas omisiones, cada vez que Cortés narra un diálogo con los indígenas, bajo sus letras se recorta la silueta de aquella mujer, a la que la leyenda añadió nuevas tonalidades. Si la matanza de los nobles de Cholula le tributó a Cortés el apelativo lascasiano de “Nuevo Herodes”, Bernal Díaz del Castillo puso en escena a doña Marina de este modo:

“Y UNA INDIA VIEJA, MUJER DE UN CACIQUE, COMO SABÍA EL CONCIERTO Y TRAMA QUE TENÍAN ORDENADO, VINO SECRETAMENTE A DOÑA MARINA, NUESTRA LENGUA. COMO LA VIO MOZA Y DE BUEN PARECER Y RICA, LE DIJO Y ACONSEJÓ QUE SE FUESE CON ELLA A SU CASA, SI QUERÍA ESCAPAR LA VIDA, PORQUE CIERTAMENTE AQUELLA NOCHE O OTRO DÍA NOS HABÍAN DE MATAR A TODOS, PORQUE YA ESTABA ASÍ MANDADO Y CONCERTADO POR EL GRAN MOCTEZUMA, PARA QUE ENTRE LOS DE AQUELLA CIUDAD Y LOS MEXICANOS SE JUNTASEN Y NO QUEDASE NINGUNO DE NOSOTROS A VIDA, O NOS LLEVASEN ATADOS A MÉXICO”

Siglos más tarde, éste y otros episodios, dieron cuerpo al malinchismo, inspirado en aquella mujer capaz de delatar a unos cholultecas en los que el discurso nacionalista mexicano quiso ver a los custodios de una soberanía política, la mexicana, inexistente entonces. Sea como fuere, doña Marina permaneció al lado de Cortés, al que acompañó en la fastuosa entrada en Tenochtitlan del 9 de noviembre de 1519 y en la desastrosa salida que tuvo lugar durante la Noche Triste. Meses después de la caída de la ciudad lacustre en manos españolas, los amores entre Cortés y doña Marina dieron como fruto un hijo al que el español puso el nombre de su padre: Martín.

La pareja se disolvió en otoño de 1524, durante la expedición que llevó a Cortés a la selva y el laberinto de ríos de Las Hibueras en pos de Cristóbal de Olid. En un pueblo perteneciente a Ojeda, El Tuerto, casó a doña Marina con el capitán Juan Jaramillo, otorgándole como dote una rica encomienda, raro privilegio entre los indígenas. Cinco años después, doña Marina murió dejando huérfana a una niña de tres años, llamada María, fruto de su matrimonio con Jaramillo, que volvió a matrimoniar, esta vez con doña Beatriz de Andrada, hija de un comendador de la Orden de Santiago.

En 1528 Cortés viajó a España para casarse con doña Juana de Zúñiga. Su hijo Martín le acompañó y quedó en la Corte como paje del príncipe Felipe. Desde la Nueva España, el conquistador, al que Juana había logrado dar un hijo varón, se interesó constantemente por el bienestar del muchacho, enviándole dinero y joyas para que pudiese desenvolverse de acuerdo con su calidad.

Años después, consciente de la alta mortalidad infantil, cuando su segundo Martín cumplió cuatro años, Cortés pidió a sus escribanos que redactaran una escritura de mayorazgo. En ella hicieron constar que si el niño moría, nombraba herederos a sus otros hijos, pero que si en aquel trance no quedaban hermanos vivos, su impresionante herencia debía volver al primer Martín, nacido del vientre de doña Marina, para quien pidió al Papa una bula de legimitidad.

 

 

 

0 comments on “Malinche: la ‘lengua’ de Hernán Cortés y la madre de un bastardo legitimado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: