Noticias

El Español en California: Cuentos para cipotes y morritos

excelsiorcalifornia.com

Canario Pikitoero estaba leyendo en la Biblioteca Central de Los Angeles, un cuento de Salarrué.

“PUESIESQUE en la carpita del circo quera como el ternero de la carpona tenían a los animales bravos y Colino con Pichilente pagaron tiquete de diez cenzontes por ir a ver y a la entrar miraron un mico enjaulado…”

“Párele, párele… ¿qué jerigonza es esa?”, dijo Interneto Agorafóbicus.

“No es jerigonza, no me joda, es un cuento para cipotes de Salvador Salazar Arrué. ¿No sabe quien ese?”, dijo Canario.

“Ba!… Cómo voy a saber quién es, si usa un lenguaje medio marciano”.

“No es un lenguaje marciano, y no ofenda a los salvadoreños que viven en Los Angeles… Mire, por si no lo sabía, el mejor español del mundo se puede aprender en Los Angeles, donde hay guanacos, catrachos, chapines, ticos, chilangos, boricuas y….”, insistió Canario.

“Y párele, que el mejor español del mundo es el que se habla en Barcelona, por eso publican tantos libros”, contradijo Interneto.

“Juar, juar… No me haga reír. Brincos dieran. Eso quisieran creer los hijos de los riquillos que mandan a sus hijos a la madre patria… Pero, déjeme decirle: aquí en ‘el ei’ y anexas, usted le puede decir a un niño: pibe, plebe, morro, cipote, patojo…  Y como usted sabe, un idioma se enriquece con las diferentes variantes del habla de nuestra gente. Y no solo eso. El mismo español tiene más de mil palabras árabes, como: reboso, ojalá, almohada…”

“Achis miachis, a ver póngame algunos ejemplos del español salvadoreño para ver si me convence”, dijo Interneto.

“Bueno, déje jalar este diccionario del Español Salvadoreño del profe Pedro Geoffroy Rivas. A ver. ¿Usted sabe qué es andar ‘encachimbado’?…”

“No.”

“Pues es así como me pone cuando sale usted con sus ‘bayuncadas’”.

“Ja jaaa… ahora si que me dejó pasmado”.

“Mire. ‘El idioma es de quien lo habla’, decía el profe mexicano Antonio Alatorre, en sus ‘Mil y un años de la lengua española’, y uno en este mes de la herencia ‘jispana’ debería ponerle más la atención a los cipotes, para que aprendan el español más variado que puedan. Pero hay que entender que hay palabras que los salvadoreños creen que son de ellos solamente, pero son también de los mexicanos, como ‘pichicato’ (tacaño) o ‘pinche’… en cambio, otras son muy propias de ellos….”

“¿Como cual?”, dijo riendo Interneto.

“Como el ‘pijazo’ que le voy a dar, si se sigue burlando de mis esfuerzos por ilustrarlo”.

 

 

 

0 comments on “El Español en California: Cuentos para cipotes y morritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: