Noticias

La difícil cohabitación del francés y el inglés en Quebec

rcinet.ca

Por Pablo Gómez Barrios

Un delicado y  espinoso debate lingüístico se está llevando a cabo en la actualidad en la provincia de Quebec. De hecho, el 21 de abril pasado, la Oficina Quebequense de la Lengua Francesa, OQFL, presentó un informe sobre la evolución de la situación lingüística en Quebec.

Un informe en el que según la predisposición del lector, algunos verán signos alentadores mientras que otros verán simplemente la confirmación de la continua fragilidad del estatus del francés en la provincia.

El informe plantea un desafío sobre todo para Montreal, que desea por una parte, asegurar la primacía del francés en un contexto de cohabitación con una importante población canadiense anglófona mayoritaria y por otra parte, asegurar la primacía del francés en una metrópolis a vocación internacional en un contexto donde el inglés se ha convertido en el idioma ineludible de los intercambios internacionales, escribe Mario Polèse, profesor emérito del Instituto Nacional de la Investigación Científica.

Desde hace cierto tiempo se ha popularizado la fórmula linguística para recibir a clientes en comercios: Bonjour-Hi, el equivalente en francés e Inglés del Hola en español. Esta fórmula de saludo híbrido ha sido ampliamente adoptada por comercios de la ciudad de Montreal para recibir a una clientela cada vez más diversificada. Pero esta frase se ha convertido en un urticante para los que temen la erosión progresiva del francés.

Recordemos que según el informe de la OQFL, la proporción de comercios que reciben a su clientela únicamente en francés decreció considerablemente en los últimos 5 años, pasando de 84% en 2010 a 75% en 2017. De hecho, el gobierno de la provincia de Quebec piensa prohibir el Bonjour-Hi para que el francés sea la única lengua de acogida en los comercios y los servicios públicos de la provincia.

El ministro responsable de la lengua francesa, Simon Jolin-Barrette, dice que el Parlamento quebequense desea que el recibimiento se haga únicamente en francés y que este deseo se traducirá por medidas concretas en el transcurso de los próximos meses.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau por su parte, se abstiene por el momento de pronunciarse sobre este tema tan sensible, sobre todo en un momento en que se encuentra en campaña para las elecciones del 21 de octubre próximo. “No existe ninguna ley sobre la que me pueda pronunciar por el momento”, dijo Trudeau al ser interrogado sobre el tema.

Otro urticante se ha sumado a la polémica. La utilización de la fórmula “Bonjour-Hello” en los manuales y videos de formación para recibir a los electores en las próximas elecciones federales el 21 de octubre próximo. Esta iniciativa es criticada por el presidente del Movimiento Quebec francés, Maxime Laporte, quien cuestiona la neutralidad política de Elecciones Canadá y la califica de “aberración”.

Que tengamos que debatir esto es de por sí aberrante. Pienso que es el síntoma de un problema más global. De un fenómeno del aumento de la utilización del inglés en la sociedad quebequense en particular. En el bilingüismo es sobretodo el inglés que es ganador. No es un bilingüismo equitativo. Es un bilingüismo que tiene una buena parte de injusticia. Y si ese no fuera el caso, no asistiríamos al debilitamiento tan grave del francés. Usted sabe que desde la adopción de esta política de bilingüismo oficial por Canadá, el peso demográfico del francés pasó de alrededor de 26% en 1971 a 20.5% en 2016.

Sin ser demasiado alarmista, dice Maxime Laporte, hay que comprender que ese bilingüismo es desigual y que el Bonjour-Hi o el Bonjour-Hello es simplemente un síntoma de ese debilitamiento del francés en la provincia.  Hay que decir aquí que el organismo federal responsable de la organización de las elecciones federales, afirma que esta es una directiva que se utiliza para todos los servicios gubernamentales federales.

Pero el presidente del Movimiento Quebec francés dice que es la primera vez que se utiliza esa fórmula.  Es una novedad de parte de Elecciones Canadá y que no existe ninguna ley que obligue a la institución o a cualquier otro organismo federal a utilizar el Bonjour-Hello o el Bonjour-Hi. Él ve una maniobra política.

Cae en un momento particular en el plano político. Es decir que hubo 2 resoluciones de la Asamblea Nacional de Quebec a este respecto. Dos resoluciones que denuncian esta práctica en los comercios y de repente llega Elecciones Canadá que impone esa directiva a todos los escrutadores en todo el país. Y yo me hago muchas  preguntas. Está el lado aberrante del asunto, pero también en cuanto a la necesaria neutralidad o apariencia de neutralidad política que Elecciones Canadá debe observar. Poco importa lo que pensemos, nos encontramos en pleno debate sobre el tema lingüístico y el Bonjour-Hi está en todos los labios.

En el contexto actual del debate lingüístico, Maxime Laporte estima que es una falta de clarividencia de imponer esta directiva. Según él, esto significa que en el puesto de votación más alejado de los grandes centros urbanos que pueda haber en Quebec, la directiva recibe a cada persona que va a votar con esta fórmula y presenta una visión de esta “guerra de lenguas” que es muy cargada de sentido políticamente. “Es extremadamente torpe” dice Maxime Laporte porque el “Bonjour-Hi  y el Bonjour-Hello” da la impresión que el francés no es necesariamente la lengua común o que el francés no tiene el estatus de lengua común en Quebec. Él propone que a corto plazo lo mejor es que se regrese a la misma fórmula de las elecciones anteriores.

Más globalmente, hace mucho tiempo que nosotros decimos que el principio de la Ley 101 debería aplicarse a las empresas federales, pero también a la administración federal en Quebec, es lo mínimo que podemos pedir. Porque este es un bilingüismo que tiende cada vez hacia el inglés en todo el país, que hace retroceder el francés y queremos que Quebec esté protegido. Nosotros nos dotamos de un modus vivendi democrático que hace del francés la única lengua común y oficial en Quebec. Respetando claro está, los derechos consagrados de la comunidad quebequense de expresión inglesa.

El debate no termina ahí. Simon Jolin-Barrette, ministro responsable de la lengua francesa, afirma que el gobierno del primer ministro François Legault busca la forma de prohibir el Bonjour-Hi en Quebec, para dar continuación a las 2 resoluciones que se votaron en el Parlamento quebequense y que invitan a los comerciantes y sus empleados a recibir su clienta únicamente en francés.

“Y yo voy a tener que traducir esto en medidas en el transcurso de los próximos meses con la reforma que voy a proponer en lo que respecta al francés, para bonificar y promocionar la lengua francesa”, declaró el ministro Jolin-Barrette.

Por otra parte, un comerciante que desea abrir un café que se llamará Bonjour-Hi, encuentra preocupante que el gobierno quiera controlar la forma como las personas se saludan y piensa que una ley en ese sentido sería anticonstitucional e inaplicable. Y agrega que de todos modos, esta controversia lo ayudará a hacer conocer su café que abrirá sus puertas el mes noviembre próximo.

 

 

 

0 comments on “La difícil cohabitación del francés y el inglés en Quebec

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: