Noticias

La Justicia heteropatriarcal, en jaque: las juezas que alzan el estandarte del lenguaje inclusivo

Desde la jueza Leticia Lorenzo en Neuquén hasta la magistrada Elena Liberatori en Buenos Aires. Cuáles son las problemáticas que tienen que enfrentar las juezas en Argentina y qué cambios estructurales están gestando dentro de la Justicia.

 

airedesantafe.com.ar

Por Julieta Morales

Desde el fallo “lesboodiante” a Mariana Gómez por besar a su esposa hasta la absolución de los femicidas de Lucía Pérez, la desigualdad de género afecta también a la Justicia argentina, no solo respecto al tratamiento de los casos de violencia sino también dentro de sus estructuras internas.

Según datos relevados por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema, el sistema de Justicia está conformado por un 57% de mujeres pero la participación de éstas desciende al 27% en los cargos de jerarquía. Sin ir más lejos, la Corte Suprema de la Nación se encuentra integrada por cinco personas, de las cuales solo una es mujer. Desde su creación en 1862, sólo tres mujeres llegaron al máximo tribunal: Elena Highton de Nolasco, Carmen Argibay y Margarita Argúas.

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Hace tres semanas, un colectivo de abogados denunció a la jueza Elena Liberatori -a cargo del Juzgado N°4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires- por redactar sus sentencias en lenguaje inclusivo. “Las sentencias judiciales deben escribirse en nuestro idioma y no en una neolengua marxista rechazada por la RAE“, afirmaba Elías Badalassi -el abogado que presentó la denuncia- al publicar en Twitter una copia de su presentación.

El lenguaje inclusivo avanzó desde las calles hasta las instituciones: se aprobó en Universidades Nacionales como las de Córdoba, Neuquén, Rosario y Buenos Aires. Las personas existen a través de la lengua y esa lengua está en permanente cambio. La forma en que se nombra le atribuye existencia a las cosas y, por sobre todo, al ser humano.

El lenguaje inclusivo es solo la punta del iceberg en un intento por desmontar las prácticas patriarcales dentro del sistema judicial. Si lo que viene a hacer es pelear por un mundo más equitativo… ¿por qué molesta tanto en ciertos sectores?

Leticia Lorenzo, la jueza que rompe paradigmas en Neuquén

En la otra punta del país, lejos de Buenos Aires y de la denunciada Elena Liberatori, vive Leticia Lorenzo. Está en Zapala, en el centro de la provincia, un paso obligado hacia los lugares más turísticos de la Patagonia. Dice que es jueza penal porque no les quedó más remedio que nombrarla.

¿Quién es Leticia Lorenzo? “Es una loca”, le responde a Aire Digital. Su fotografía de WhatsApp tiene un filtro de la campaña por el aborto legal en Argentina y la separación de Iglesia y Estado. “Soy peronista, no pude ser mejor”, reza su estado. Lorenzo es quizás todo eso que no se espera de alguien que trabaja en la Justicia: la jueza refresca los aires de las estructuras de antaño.

Leticia Lorenzo

Si bien es de Zapala, transitó sus estudios en la Universidad Nacional de Buenos Aires. “Me fui a vivir de un lugar de 30 mil habitantes al monstruo que es Buenos Aires a los 18 años. En el segundo año de la carrera lo conocí a Alberto Binder y empecé a trabajar en el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) desde el ’96. Eso para mí significó una apertura de cabeza que probablemente no habría tenido de otra forma, porque Binder además de ser uno de los grandes procesalistas argentinos es un tipo que siempre está mirando más allá de lo evidente para el común de les mortales”, cuenta.

Su historia es extensa y vertiginosa. Gracias a pasantías del INECIP tuvo la posibilidad de viajar y trabajar en otros países de América Latina para conocer los procesos judiciales y vincularse a ONGs locales. Vivió siete años en Bolivia, donde participó en espacios como el departamento de Justicia y la Asamblea Legislativa -siempre volcada a la reforma judicial. Desplegó su esfuerzo en zonas vulnerables, no solo en los tribunales, sino también haciendo hincapié en la comunicación legal popular, mediación, conciliación. “Ampliando la torta y desjuridizando”, en sus palabras.

Leticia Lorenzo hizo todo lo que tenía que hacer. Incluso participó en Chile en el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), creado por la OEA. “He pendulado durante toda mi vida profesional entre los proyectos disruptivos y revolucionarios y las agencias neoliberales. De eso aprendí que cuando una tiene claro las cosas las puede hacer desde cualquier espacio. En algunos cuesta más”, explica.

En el año 2012 volvió definitivamente a Argentina y el año siguiente se hizo cargo de la Escuela de Capacitación Judicial de Neuquén. Durante el 2017 y el 2018 inició un largo proceso: comenzó a concursar para jueza penal. La nombraron el año pasado, luego de un camino conflictivo.

¿Cómo es ser una jueza mujer?

Para Leticia Lorenzo, “la persona que niegue que las mujeres tenemos distintas varas en todos los ámbitos no quiere ver la realidad. Todo el tiempo tenemos que estar recordando las pequeñas cosas, las cuestiones simbólicas que tienen que ver con nuestra matriz cultural. No somos ‘los’ jueces, sino las juezas y los jueces. No es solamente escribir ‘les abogades’, Es poner sobre la mesa que hay diversidades, que hay colectivos distintos y que eso todavía lo tenemos que digerir, procesar, aprehender. Y recién después vamos a poder convivir”.

“He recibido mensajes de gente que me dice que me tengo que callar más, que me tengo que cuidar y preservar. Es casi una cuestión de ‘te quiero cuidar a vos’ cuando en realidad es quiero cuidar esta forma que es histórica y que nos sirve a todos. Bueno, yo quiero que nos sirva a todes. Y para que nos sirva a todes -que tiene que ver con el lenguaje inclusivo- tenemos que barajar y dar de nuevo en un montón de cosas”, argumenta.

La jueza de Neuquén es rupturista y es muy crítica de sí misma. A partir de su nuevo cargo, relata que ha tenido más tiempo para reflexionar sobre sus prácticas y su vida labora. En este sentido, piensa que “cuando te pones a analizar más en finito cómo funcionan las dinámicas de los espacios de poder público te das cuenta que está todo construido en torno a la masculinización. Yo tengo algunas ventajas que me han permitido abrirme espacios: por ejemplo, me encanta el fútbol y te puedo discutir lo que pasó en la última fecha con River. O si nos sentamos a tomar cerveza probablemente vos te quedes tirado y yo siga tomando. He usado esto un montón de veces como herramientas para igualarme y me parece que es una reverenda porquería”.

“Estamos muy ocupades en cuestiones que no nos llevan a ningún lado. Somos como el hámster corriendo en la ruedita. Estamos todos parados en el mismo lugar pero es el lugar cómodo, la zona de confort. Hay mucha gente a la que le molesta el lenguaje inclusivo, por ejemplo. Pero creo que les molesta desde el desconocimiento. Muchas personas me dicen que soy una irresponsable, pero ni siquiera les respondo porque están formulando desde el odio y son cuestiones que atrasan”, agrega.

Fallos inclusivos y cercanos a la gente

Leticia Lorenzo le explica a Aire Digital que el máximo tribunal de Argentina adhirió a las 100 reglas de Brasilia sobre Acceso a la Justicia de las Personas en Condición de Vulnerabilidad. “Estas reglas son un instrumento maravilloso y se pensaron con una voluntad real, porque las generó la Cumbre Iberoamericana de Justicia. Se discutieron durante varios años pensando en los derechos de las personas y tiene cosas que son muchas veces desconocidas en las prácticas diarias”, comenta la jueza.

La regla 58 establece que “se adoptarán las medidas necesarias para reducir las dificultades de comunicación que afecten a la comprensión del acto judicial en el que participe una persona en condición de vulnerabilidad, garantizando que ésta pueda comprender su alcance y significado”.

lenguaje inclusivo

En este sentido, para Lorenzo “la regla 58 nos obliga a les trabajadores judiciales no a usar la ‘e’ específicamente o el lenguaje inclusivo en términos snobs, sino a ser claras en nuestras resoluciones. Nos obliga a usar un lenguaje que le permita a la persona que está esperando la decisión no solamente saber qué se decidió sino también saber por qué se decidió. No se trata de darle un diccionario específico a la persona junto con la sentencia para que vaya a buscar los significados, sino que entienda lo que estamos queriendo decirle”.

Para Leticia Lorenzo, es vital comprender las relaciones, las dinámicas, los lenguajes y la simbología de determinados colectivos. Y hacer hincapié siempre en el reconocimiento identitario de la otra persona.

Argentina podría tener a una mujer trans como jueza por primera vez

En la misma provincia de Leticia Lorenzo vive también Cristina Monserrat Hendrickse. Desde hace un tiempo, concursa para ser jueza de Familia en Chos Malal.  Si resulta elegida en el concurso judicial por puntaje, se convertiría en la primera magistrada trans del país y la tercera en el mundo.

Cristina Montserrat Hendrickse

“A mí me parece que es una decisión sumamente valiente porque por experiencia propia sé que el proceso de concurso es muy descarnado. Es una buena noticia porque estoy muy convencida de que la forma de realmente ampliar el significado del acceso a la Justicia y las respuestas eficientes -no en términos de cortos tiempos sino de adecuación- vienen de  la mano de ampliar la gama de personas que estamos integrando el poder judicial”, piensa Lorenzo con respecto al concurso de Monserrat.

“Desde el jardín de nuestra casa tratamos de comprender el mundo y eso muy difícil, porque el mundo es mucho más amplio que nosotros y nosotras. Entonces ampliar la gama de visiones al interior de la Justicia siempre es una noticia alentadora. Esto implica que muchas otras personas se animen a dar este paso”, concluye Leticia Lorenzo.

 

 

 

0 comments on “La Justicia heteropatriarcal, en jaque: las juezas que alzan el estandarte del lenguaje inclusivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: