Noticias

Algunos dialectos suizos cobran fuerza

Swissinfo

En la Suiza germanófona, las personas que no hablan el dialecto propio acaban sintiéndose excluidas. Sin embargo, cuesta encontrar personas que hablen el dialecto en las regiones francófonas de Suiza. El uso de dialectos propios varía en las diferentes regiones lingüísticas del país. Las razones para ello son sorprendentes.

Conversación telefónica:

“Kantoonspolizäi, Grüezi” (Policía cantonal, buenos días)

“Süddeutsche Zeitung aus München, Grüzi” (Süddeutsche Zeitung de Múnich, buenos días)

“Grüss Gott” (Hola)

Este diálogo, con un repentino cambio del dialecto suizo al alemán estándar [Hochdeutsch], tuvo lugar en una llamada al teléfono de emergencias. Las llamadas se grabaron para que el equipo de la Universidad de Friburgo, dirigido por Helen ChristenEnlace externo, pudiera llevar a cabo una investigación.

Esta breve conversación muestra, según Christen, cómo los suizos de habla alemana –incluso agentes de policía– habitualmente inician la conversación con un desconocido en el dialecto local, y cambian al alemán culto si perciben que la persona no habla el dialecto.

La otra persona puede percibir ese cambio de registro como algo ofensivo, ya que puede interpretarlo como señal de no pertenencia. Y puede ocurrir que, incluso antes de que alguien haya abierto la boca, solo por el color de su piel o su aspecto, se le hable automáticamente en alemán estándar y no en alemán de Suiza, o sea, en un dialecto suizo alemán.

Nadie habla solo el dialecto

En la Suiza germanoparlante, utilizar el dialecto no indica la procedencia de una clase social baja, como puede ocurrir en otros muchos países. Todo el mundo lo habla en casa y en el trabajo. E incluso se utiliza en buena medida en la radio y la televisión. Y no parece que esta tendencia vaya a cambiar. Más bien, al contrario.

Hay indicios de que el uso del dialecto está aumentando, especialmente en las escuelas y los medios de comunicación”, dice Regula SchmidlinEnlace externo, profesora de lingüística germánica en la Universidad de Friburgo. La tendencia a una comunicación más informal favorece el uso del dialecto.

Sin embargo, también ocurre la tendencia contraria, según Schmidlin. Desde 2007, en la radio y la televisión públicas suizas las noticias son en alemán estándar. Y apenas queda gente que solo hable el dialecto suizo. En otras palabras, la mayoría de la población suiza germanófona utiliza el dialecto, aunque también el alemán estándar, y cambian de uno a otro, según la situación.

En opinión de Christen, en la Suiza de habla alemana puede desarrollarse una especie de “alfabetización bilingüe” porque los jóvenes, sobre todo, en la comunicación informal escrita, como el SMS, utilizan habitualmente el dialecto.

¿Desaparecerán algunos dialectos?  

La situación es muy diferente en la parte francófona del país. Hasta el siglo XIX los habitantes de la región del Jura (en la frontera occidental de Suiza con Francia) hablaban el ‘Patois jurassien’ o ‘Franc-Comtois’. Un dialecto también conocido como “Frainc-Comtou”. En otras partes del oeste del país se utilizaban dialectos franco-provenzales. Estos modos de hablar no son dialectos del francés, sino de otra lengua románica. En francés, los dialectos rurales habitualmente se denominan “patois”.

Actualmente, la mayoría de los suizos francófonos hablan una variedad regional del francés estándar con acento local, y los dialectos tradicionales casi han desaparecido.

“Solo hay tres lugares en la Suiza francófona en los que se siguen hablando dialectos tradicionales”, explica el romanista de la Universidad de Neuchâtel Andres Kristol. Según él, el franco-provenzal se habla en la región de Gruyère y la parte francófona del cantón del Valais, así como en Ajoie y en las “Montañas libres”, en el Jura, donde algunas personas todavía conocen el “patois jurassien”.

“Pero, incluso allí, están desapareciendo los dialectos. La última generación de hablantes tiene más de 60 años y su número disminuye con rapidez”.

Revolución Francesa e industrialización

¿Por qué esta diferencia tan marcada respecto a la Suiza germanoparlante donde los dialectos se mantienen fuertes? Para Kristol hay varias razones. Algunas internas; otras, importadas de Francia:

– Revolución Francesa:

En Francia, durante la Revolución Francesa el ‘patois’ fue castigado. “Los revolucionarios, por razones ideológicas, declararon que para ser buen francés había que hablar francés. Les dijeron a los franceses que sus dialectos eran ‘francés corrupto’ y que quien hablaba el dialecto destruía la ‘pureza’ de la lengua francesa”, aclara Kristol.

Estas ideas se importaron a la Suiza francófona durante el régimen napoleónico. Para Kristol, sin embargo, la razón principal del declive del dialecto en la Suiza de habla francesa no fue la Revolución Francesa, sino los factores económicos.

– Industrialización:   

A principios del siglo XIX, la región del Jura se convirtió en polo de atracción para la población por la concesión de nuevos asentamientos y su rápida industrialización. “A ciudades como La Chaux-de-Fonds y Biel llegaron trabajadores de toda Suiza”, cuenta Kristol. Y, como en la Suiza francófona los dialectos eran muy diversos y resultaba difícil que los hablantes se entendieran entre sí, el francés estándar se convirtió en el medio de comunicación habitual.

La despoblación del campo trajo consigo otras consecuencias. Dado que los jóvenes francófonos marchaban del campo a buscar trabajo, las granjas abandonadas fueron ocupadas por campesinos suizos de habla alemana. Los hijos de aquellos campesinos habían aprendido el francés estándar en la escuela, no el dialecto. Las regiones de la Suiza francesa menos afectadas por la industrialización, el éxodo rural y los cambios demográficos mantuvieron sus dialectos durante más tiempo, según Kristol. El aumento de la movilidad a partir de 1920-1930 incidió negativamente –también aquí– en la supervivencia de los dialectos tradicionales.

El impacto de la Alemania nazi  

En la Suiza de habla italiana, el cambio económico y la migración interna provocaron una disminución de los dialectos lombardos. Mientras que, hasta los años 60 del siglo XX, la mayoría de la población del Tesino hablaba dialecto en casa, en 2012 solo lo hacía el 30%. Se observa una tendencia similar en la parte oriental del cantón de los Grisones de habla italiana. Aunque menos notoria, porque estos valles siempre han estado más aislados.

La inmigración de Italia al cantón del Tesino, así como los cambios sociales y económicos, hizo que el italiano estándar adquiriera mayor importancia en el lugar de trabajo. “En los años 50 y 60 del siglo pasado surgió una especie de estigma en torno al dialecto”, explica Matteo Casoni, del Instituto Lingüístico de la Suiza ItalianaEnlace externo. “Los padres querían un futuro próspero para sus hijos, y consideraban que el dialecto era una barrera para su carrera y progreso social”.

Casoni da razones históricas para las diferencias tan marcadas entre la Suiza de habla italiana y la de habla alemana. “En la Suiza germanohablante, el dialecto desempeñó un papel de creación de identidad porque distinguía a la nación de Alemania. En el Tesino también existía el deseo de separarse de Italia y Mussolini, aunque no era tan fuerte”.

Entretanto, la comunicación digital y los medios sociales han generado un renacimiento de los dialectos, también en italiano. “A través de la comunicación digital el dialecto ha recuperado una imagen positiva. Algo que nadie esperaba”, dice Casoni.

El romanche está de moda

Suiza tiene un cuarto idioma nacional, el romanche. Una lengua románica distinta que se habla en el cantón de los Grisones. Se cree que surgió de una mezcla del latín vulgar, traído por los legionarios romanos, con el celta y la lengua de los habitantes originales, los ‘rhaeti’. A lo largo de los siglos, surgieron numerosos dialectos que dieron lugar a cinco variedades distintas de romanche que se conocen como “modismosEnlace externo”.

Esta pluralidad –o falta de unidad, según algunos– dificulta que la lengua se mantenga. Mientras en la primera mitad del siglo XIX la mayoría de la población de los Grisones hablaba romanche, hoy en día solo lo habla una quinta parte. La mayoría de quienes utilizan el romanche son bilingües: además de su lengua propia, hablan y escriben alemán, lo que supone un esfuerzo añadido en todas las variedades del romanche.

En los últimos veinte años la imagen del romanche ha experimentado un gran impulso. Aunque en una época se dejaba de lado por ser una “lengua de campesinos”, hoy está “de moda”. Muchos jóvenes lo utilizan en las artes de manera creativa.

Es probable que los nombres de las nuevas marcas de la región sean en romanche, en vez de en el inevitable inglés. Hace poco un banco ha adoptado el nombre ‘Cler”’, que en una de las variedades del romanche significa “simple, claro”.

0 comments on “Algunos dialectos suizos cobran fuerza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: