Noticias

La nueva frontera para el infiel se llama poliamor, el último eufemismo de moda

Cese temporal de la convivencia, necesita mejorar, poliamor… El vocabulario se ha cargado de futuro. Averigua por qué estás utilizando un este diccionario moderno, quizá, sin saberlo

El Confidencial

Que el lenguaje está en continuo cambio y formación es un hecho. Pero no lo es menos (ni más) que en los últimos años hemos pasado a acuñar nuevos términos para referirnos a situaciones o hechos que ya tenían nombre propio. ¿Qué nos está pasando?

La Real Academia Española (RAE para los amigos) lucha a diario con la evolución de la lengua española. Una tarea ardua que en los últimos años se ha visto incrementada por la llegada de las nuevas tecnologías y los anglicismos. Hasta aquí todo correcto. Es decir, si la RAE quiere admitir palabras como almóndiga (en vez de albóndiga) u otubre (en vez de octubre), aclarando que están en desuso, minipunto para ellos. Nos guste o no, para eso son expertos en el tema.

Sin embargo, hay una tendencia mucho más preocupante para algunos y tiene que ver con el hecho de la invención de términos, expresiones y palabras. Sí, sí. Porque si Chiquito de la Calzada consiguió que nuestros amigos nos tachasen de ‘pecadores de la pradera’ y que nos preguntasen ‘¿te das cuen’?’, ¿qué no podrán hacer las redes sociales y alguna que otra celebrity? Pero comencemos por el principio.

¿Cese temporal de la convivencia?

Día 13 de noviembre de 2007. La Casa Real, comunicado mediante, anuncia el “cese temporal de la convivencia” entre la infanta Elena y Jaime de Marichalar. Estupefacción y consternación fueron las dos reacciones inmediatas ante la noticia. ¿Qué quería decir la Corona con dicha expresión? Pues simple y llanamente que el matrimonio estaba haciendo aguas y se separaba. ¿Tan difícil era llamar a esta separación ‘separación’?

Puede que a nadie le guste decir que se separa o se divorcia. Es algo totalmente entendible. Pero maquillar la realidad no ayuda a nadie. Sin embargo, parece ser que la utilización de eufemismos está de moda. Según la RAE, un eufemismo es una manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante. Ajá. Lo segundo se referiría a decir trasero en vez de culo, por ejemplo. ¿Pero lo primero? ¿Acaso queremos huir del daño que nos producen determinadas situaciones suavizándolas simplemente con el lenguaje? Divorcio, separación o cese temporal de la convivencia son tres patas de la misma mesa. Al final esta cojea y se derrumba. No hay más. O sí.

Un ‘conscious uncoupling’ by Paltrow

En marzo de 2014 (y quizás inspirados por el caso de la infanta Elena, nunca lo sabremos), Gwyneth Paltrow y Chris Martin protagonizaron un ‘conscious uncoupling’. ¿Lo qué? Una ‘desunión consciente’. Y se quedaron más anchos que largos denominando así a su divorcio. Asesorados por un equipo de coaches (no los de ‘La Voz’, sino sentimentales), la actriz y el músico dieron a luz así a una nueva expresión para decir sin decir que te divorcias.

Sin embargo, esta incipiente corriente de inventar nuevos términos para hacernos la vida más fácil (o intentarlo al menos) parece haberse ido de madre en los últimos tiempos. Y para muestras, dos botones bastante representativos.

Ahora no suspendes, solo ‘necesitas mejorar’

‘Best eufemismo ever’. Imaginémonos llegando a casa con una calificación de 2 en geografía. Vaya, que sabemos dónde vivimos de milagro. Sin embargo, como la palabra ‘suspenso’ puede acarrearnos un trauma (o eso dicen algunos entendidos en educación) es mejor que el profesor nos diga que “necesitamos mejorar”. Hombre, amigos, con un 2 lo mismo lo que necesitamos es ponernos a estudiar de una vez porque lo de mejorar ya nos lo habíamos olido todos, ¿o no? Por no hablar de la cara que se les debe quedar a algunos padres de la vieja escuela cuando escuchen esta nueva manera de decir que sus hijos son unos zoquetes, hablando en plata.

Ahora no eres infiel, eres poliamoroso

Cuidado con estos nuevos términos porque, en lo que tiene que ver con amores, la gente tiende a utilizarlos como les viene en gana. El ‘poliamor’ es un neologismo que significa tener más de una relación íntima (amorosa y/o sexual) de forma duradera y simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. Vaya, lo que viene siendo practicar la poligamia (aunque no necesariamente estando casado con todas esas personas). ¿O no? Debates al margen, el problema llega cuando, en el día a día, el poliamor es utilizado por mucha gente para excusarse y así poder tener aventurillas fuera de una relación estable. Vaya, que no terminaron de leerse lo de ‘con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados’.

 

Resumiendo, ¿son los neologismos y eufemismos necesarios? Depende. Quizá les estemos dando demasiada importancia a la de hora de no querer hacer frente a nuestros fracasos o incluso a nuestras propias ideas y pensamientos. Ojito con esto.

0 comments on “La nueva frontera para el infiel se llama poliamor, el último eufemismo de moda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: