Noticias

Lenguaje inclusivo: ¿Por qué debe importarnos a todos el debate?

Hoy en día, estamos presenciando una guerra. Una guerra de palabras sobre las palabras. Y el debate no se lleva a cabo solo en la Argentina o América, sino en muchos frentes y en muchos idiomas.

 

tn.com.ar

Por David Marín – Lingüista

Los frentes en los cuales se lleva a cabo la guerra de palabras son la prensa, las universidades, la política, el trabajo… también on-line; los hablantes de árabe, francés, español y alemán (por nombrar solo algunos) están haciendo campaña por una revolución lingüística.

La controversia sobre el lenguaje inclusivo o de género neutro es muy grande. Sin embargo, lo que no tiene discusión, al menos para nosotros, los lingüistas, es que si bien la distinción entre “masculino” y “femenino” parece perfectamente normal, en realidad es un producto cultural, no natural. Cómo los géneros gramaticales influyen en nuestra visión de lo que nos rodea lo demuestra.

En el pasado, las mujeres sufrieron la opresión y la discriminación por prejuicios patriarcales profundamente arraigados en el lenguaje. ¿Pero esos tiempos han terminado? Si bien la mayoría de las mujeres ya tienen la posibilidad de elegir ser independientes y no estar sujetas a la buena voluntad de algún pariente masculino, lo cierto es que la persistencia de la desigualdad salarial y del abuso generalizado de mujeres dentro y fuera del trabajo resalta las desigualdades profundamente arraigadas en nuestra sociedad… y en el lenguaje.

El lenguaje es poder, y cuando usamos expresiones como “historia del hombre” o “los logros del hombre”, lo que estamos haciendo es confirmar el sesgo subconsciente de que los hombres son intelectual, física y moralmente superiores a las mujeres

El género gramatical de un idioma está lejos de ser trivial, especialmente si reconocemos el impacto del lenguaje en nuestra cotidianidad, así como en la forma en la que percibimos el mundo. Esto resulta imposible de ignorar cuando conocemos otros idiomas y nos encontramos con situaciones del día a día en las que se hace evidente la asignación arbitraria de género y el hecho de que, en español, el género gramatical masculino tiende a usarse por defecto.

Es posible emanciparse de la establecida visión binaria del mundo.

Hasta ahora, la historia humana ha sido escrita por hombres. El lenguaje es poder, y cuando usamos expresiones como “historia del hombre” o “los logros del hombre”, lo que estamos haciendo es confirmar el sesgo subconsciente de que los hombres son intelectual, física y moralmente superiores a las mujeres. Al usar dichos términos, excluimos a las mujeres y los individuos no binarios de la historia. Si queremos vivir en una sociedad en la que todas las personas tengan igualdad de oportunidades y libertades, resulta imprescindible utilizar un lenguaje que ya no excluya a ningún grupo o cree sesgos inconscientes.

El lenguaje se adapta y evoluciona constantemente, como lo ha hecho durante miles de años. Estas son buenas noticias para los defensores de la implementación de términos como “latinx” y “elles”. Si bien, el uso de “elles” como pronombre neutro no es muy común, existe un creciente interés en encontrar alternativas para los pronombres personales.

La distinción entre “masculino” y “femenino” parece perfectamente normal pero en realidad es un producto cultural, no natural.

El movimiento para un español más inclusivo ha llevado a varias innovaciones lingüísticas en los últimos años; entre ellos, el uso del símbolo @ y de las letras “x” y “e” como alternativa a las terminaciones de género -o y -a. Asimismo, en la lucha por la inclusión, los defensores de la igualdad LGBTQI+ y de género también tienen dificultades para encontrar las palabras adecuadas para expresarse y para ayudar a otros a entenderlas. Se encuentran cara a cara con las limitaciones del lenguaje y con las formas en que un idioma puede representar o ignorar completamente el ser de una persona.

Si bien la distinción entre masculino y femenino es parte de la cotidianidad de los hispanohablantes, debemos recordar que cada idioma tiene su propio enfoque peculiar de género. En algunos casos, no existe en absoluto, como ocurre en las lenguas ugrofinesas, que no distinguen entre masculino y femenino, sino entre animado e inanimado, como las lenguas eslavas. Si un húngaro o una finlandesa hablan de cómo su abuela les contaba historias, se referirán a “ella” como “ello”. El vasco, el estonio, el turco y, en cierta medida, el mandarín, ignoran el género completamente.

Los hablantes de inglés tienen una ventaja en cuanto al lenguaje neutral o inclusivo: lo han estado utilizando durante cientos de años. Lo cierto es que los ingleses le prestan muy poca atención a la distinción de género en su gramática. En el caso de esta lengua, por ejemplo, la palabra “They” (Ellos/as), fue utilizada como pronombre singular por excelencia desde el siglo XIV, junto con sus derivados. Fue utilizado de esta manera en la literatura de grandes autores como Geoffrey Chaucer, Jane Austen y Lord Byron. No fue hasta el siglo XVIII que el uso de “they” como un pronombre singular entró en desuso debido a las maquinaciones de los filólogos de esa época quienes insistían en que la gramática inglesa debía reflejar el latín. Sin embargo, el uso de “they” como pronombre singular neutro se vuelve a utilizar ahora más que nunca. De hecho fue elegida como la palabra de 2015 por la American Dialect Society y fue reconocida oficialmente por la AP Style Guide.

Cuando se trata de sustantivos, pronombres y adjetivos con género, los alemanes están teniendo dificultades para determinar cómo sería posible neutralizar su sistema de sustantivos de tres géneros. No cabe duda de que sería un favor al mundo, y especialmente a los estudiantes de alemán, el hecho de deshacerse de los pronombres: “die, der, das” (por este orden, pronombres femenino, masculino y neutro) a favor de “de”, que es la solución que usa el dialecto Niederdeutsch (con algunas excepciones). En cuanto a los pronombres, hay alemanes que usan “sier” y “xier” además del “sie” (ella, ellos). Pero no se suelen usar fuera de los espacios queer y activistas.

El sueco ha demostrado que no es intocable y que la estructura de un idioma es capaz de evolucionar de la mano de las normas sociales. En los años 1960, por ejemplo, se introdujo el pronombre “hen” como una primera alternativa a “él” y a “ella”. Actualmente, se usa como pronombre no binario y en casos en que no es necesario mencionar el género de una persona. Con el tiempo (y especialmente durante la década del 2000) “hen” ganó popularidad y creció el debate en los medios en 2012. Finalmente, se agregó al diccionario sueco SAOL en 2015. Hoy en día, se utiliza en los medios de comunicación, en el parlamento, en el discurso cotidiano y en los textos oficiales.

Ejemplos como estos demuestran que es posible emanciparse de la establecida visión binaria del mundo. Entonces, ante la pregunta ¿debe importarnos a todos el debate sobre el lenguaje inclusivo? La respuesta es un rotundo “¡Sí!”. Porque aunque pensemos que no nos afecta, en realidad nos afecta a todos, de manera insidiosa y con frecuencia invisible. La escritora inglesa Virginia Woolf resume esta cuestión muy sabiamente en “Tres Guineas” (1938): “… la mejor manera en que podemos (las mujeres) ayudar a evitar la guerra no consiste en repetir las palabras y en seguir los métodos de los hombres, sino en hallar nuevas palabras y crear nuevos métodos.”

(*) David Marín trabaja en el equipo de Didáctica de la aplicación de idiomas Babbel. Hizo un máster en la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera en UNIBA, España. Habla alemán, inglés, francés y portugués y aprende, por el momento, rumano y ruso.

 

 

0 comments on “Lenguaje inclusivo: ¿Por qué debe importarnos a todos el debate?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: