Un lingüista nos cuenta del origen del término hasta que se volvió una grosería que hoy en día muchos hablantes del español censuran.