Noticias

Lenguajes secretos construidos por mujeres para pensar otro mundo

Mientras el lenguaje inclusivo sigue abriéndose paso y generando debate, dos fascinantes ejemplos de idiomas que buscaron expresar sentimientos y emociones propias del género femenino.

 

clarin.com

El acalorado debate sobre el lenguaje inclusivo que se desarrolla no sólo en Argentina, sino también en otras partes del mundo, demuestra cómo muchos idiomas reforzaron -y aún refuerzan- la relación desigual entre las personas. Existen fascinantes ejemplos de mujeres que, frente a esto, han construido lenguajes propios para expresar los sentimientos y las emociones específicas que las identifican.

En la actualidad se habla mucho del surgimiento de una revolución lingüística. Sin embargo, las reacciones a la incapacidad de muchos idiomas de expresar e incluir a todos los miembros de una sociedad existen desde hace mucho tiempo. La célebre escritora inglesa Virginia Woolf decía que “el lenguaje es como una red agujereada y vieja por la que escapan los peces tras quedar atrapados”, demostrando las limitaciones del lenguaje institucionalizado. Por más natural que nos resulte el idioma que hablamos, lo cierto es que es un producto cultural, no natural, y es uno de los principales filtros a través de los cuales percibimos el mundo.

Símbolos de caligrafía sobre un fondo de textura antigua. Símbolos de caligrafía sobre fondo de textura antigua.
Símbolos de caligrafía sobre un fondo de textura antigua. Símbolos de caligrafía sobre fondo de textura antigua.

El papel de las mujeres en el desarrollo del lenguaje es innegable. Por concesión biológica o social, las madres han sido las encargadas de transmitir el idioma a sus hijos (por algo se llama lengua materna), facilitando su asociación con una identidad y una cultura, así como la pertenencia a una determinada comunidad geográfica o social. Aunque lingüísticamente hablando no existe tal cosa como el “lenguaje de las mujeres” o el “idioma natural femenino”, ¿qué pasa cuando ninguno de los tipos de lenguajes existentes es suficiente para expresar los sentimientos y las emociones específicas de las mujeres?

El láadan, acto de resistencia en la ficción

Basándose en la hipótesis feminista de que los lenguajes humanos existentes son inadecuados para expresar las percepciones de las mujeres, a Haden se le ocurrió que, si las mujeres tuvieran un lenguaje apropiado para expresar sus puntos de vista, muy seguramente reflejarían una realidad muy diferente a la percibida por los hombres.

Para justificar la creación de su idioma femenino, Haden se basó en la teoría de la relatividad lingüística, así como en una curiosa interpretación de los teoremas de incompletud de Gödel, muy ochentosa, por cierto, que sugiere que hay ciertos LP que un tocadiscos no debería tocar porque lo destruirían indirectamente. Así, Haden concluyó que cada idioma tiene percepciones que no debe expresar porque conducirían a su destrucción indirecta. Su pregunta principal fue: ¿qué pasaría con la cultura si las mujeres tuvieran y utilizaran un lenguaje que expresara sus percepciones? ¿Se autodestruiría?

Basándose en ello y sin intentar igualar a las mujeres con los hombres o sin demostrar su superioridad, en su trilogía de ficción Native Tongue (Lengua Materna), Suzette decidió crear el láadan. En las novelas, que transcurren en un futuro distópico, el láadan es un idioma ideado por un grupo de lingüistas feministas en el siglo XXII como acto de resistencia frente a un gobierno opresor que privó a las mujeres de su derecho a votar en 1996 (una trama parecida a la de la popular novela El cuento de la criada, de Margaret Atwood). Como sabemos, muchos idiomas —incluyendo el español— tratan a la forma masculina como el género gramatical por defecto, cosa que no pasa en el láadan, donde se usa la forma femenina.

El láadan es un idioma que no hereda aspectos de una generación dominada por los hombres y cuya gramática es una versión simplificada de los modelos de lenguas naturales como el inglés o el latín. Pero el aspecto en el que Haden más se concentró fue el vocabulario. Su interés principal era generar una serie de conceptos prácticos que ayudaran a definir los sentimientos y las situaciones relacionadas únicamente con el hecho de “ser mujer”.

Algunos ejemplos son: lóda (estar embarazada y agotada); lalewida (estar felizmente embarazada); loláad (percibir internamente); doólelasholan (estar sola después de una experiencia tediosa con otras personas); sholalan (estar sola en una multitud de personas); óosholan (estar sola y con pena); elasholan (estar sola y feliz de estarlo).

El nüshu, el único idioma femenino “real”

Esta misma necesidad de expresarse más allá de los preceptos masculinos fue la que tuvieron las mujeres que crearon en secreto el nüshu, catalogado como uno de los idiomas más antiguos y el único idioma femenino real jamás descubierto. El nüshu es un sistema de escritura simplificado de los caracteres chinos al que los hombres no tenían acceso y que fue transmitido silenciosamente de generación en generación por las mujeres del condado de Jiang Yong en Hunan, China, durante al menos 400 años.

Aquí, el anciano Zhou Shuoyi toma una copia del primer diccionario de nüshu, publicado en 2009. (AFP)
Aquí, el anciano Zhou Shuoyi toma una copia del primer diccionario de nüshu, publicado en 2009. (AFP)

A pesar de su antigüedad, este idioma se descubrió en 1982, cuando el profesor Gong Zhebing acompañó a sus estudiantes en un viaje para investigar la cultura y costumbres de la comunidad de Jiang Yong. Para su sorpresa, se encontraron con una extraña caligrafía utilizada solo por las mujeres y a la que la comunidad se refería como nüshu (“la escritura de las mujeres”).

Con la ayuda del lingüista y profesor Yan Xuejiong, los investigadores lograron recolectar muestras de caligrafía, grabados en abanicos y bordados en pañuelos que reunían un vocabulario de unas 20.000 palabras y más de 500 caracteres. El contenido de los manuscritos en nüshu ha revelado aspectos históricos, culturales, sociales y de identidad nacional, los cuales reflejan la alegría, pero sobre todo el dolor de la opresión y el sufrimiento experimentado en la sociedad feudal de la época.

A pesar de ser un idioma secreto, escrito y leído únicamente por las mujeres, el nüshu ha logrado sobrevivir y ha sido retratado en documentales, libros e, incluso, obtuvo el premio Guinness al “lenguaje de género más específico”.

La última mujer que lo conocía, escribía y leía, Yang Huanyi, falleció en 2004 a los 98 años. En 1995, Huanyi representó a China en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Mujer en 1995, llevada a cabo en Pekín. Allí, la anciana entregó todos sus escritos a la Universidad de Qinghua para que los estudiara.

Al ser una creación cultural, el lenguaje se adapta y cambia constantemente, como lo ha hecho durante cientos de miles de años, y así surgen nuevos términos y nuevos usos. Esto no debe asustarnos, al contrario, debe animarnos a buscar un lenguaje que no excluya a ningún grupo ni que cree sesgos inconscientes. Nuestro idioma debería representar a una sociedad en la que todas las personas tengan igualdad de oportunidades y libertades, y los testimonios de estas valientes mujeres deben inspirarnos para que esto sea una realidad.

Por Valeria Castillo es gerente de contenidos de la aplicación para el aprendizaje de idiomas Babbel, comunicadora social y máster en medios de comunicación y política de la Universidad Libre de Berlín. Vive en Alemania hace diez años y habla español, inglés y alemán.

 

 

 

0 comments on “Lenguajes secretos construidos por mujeres para pensar otro mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: