Noticias

“El plurilingüismo es una riqueza y Andalucía no debería dejarlo atrás”

La consejera de cooperación y acción cultural de la Embajada de Francia en España defiende las alianzas con el Gobierno andaluz y la apertura al mundo que da la variedad de lenguas

 

diariodesevilla.es

La entrevista se celebra cuando aún huele a pintura en el edificio que aloja la nueva sede del Institut Français en el “corazón activo” de Sevilla, en el número 1 de la Plaza del Duque de la Victoria, junto a la Campana. Es un espacio moderno donde tienen oficina el cónsul honorario y las diáfanas instalaciones del Instituto tras la clausura del Consulado General de Francia en Andalucía, ubicado en la sede histórica de la Plaza de Santa Cruz. Marie-Christine Rivière, directora delegada del Instituto Francés en España, acompaña en la charla a la máxima representante cultural del Gobierno galo en nuestro país, Anne Louyot, una diplomática de carrera que tras permanecer varios años destinada en Europa central y América Latina ha descubierto en España “un país mucho más moderno, vanguardista y culturalmente diverso de lo que se piensa, un país que trasciende el valor turístico y patrimonial por el que es más conocido”.

-¿Qué significa Andalucía para la acción cultural que dirige?

-El Institut Français es la agencia cultural de la embajada de Francia y cuenta con seis sedes en España (Barcelona, Bilbao, Madrid, Zaragoza, Sevilla y Valencia). La de Sevilla tiene competencias para todo el sur de España y su particularidad es que, a diferencia de las otras cinco sedes, no tiene centro de idiomas por lo que puede enfocarse en fomentar la cooperación cultural y educativa entre Francia y Andalucía, además de colaborar estrechamente con las Alianzas Francesas de Málaga y Granada, que son muy activas. Andalucía es una región estratégica para Francia por la riqueza de sus instituciones culturales, su tradición de francofonía y francofilia y también nos interesa mucho por la relación que propicia entre Europa y África en temas económicos, demográficos y culturales, de ahí que colaboramos estrechamente con instituciones andaluzas como la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo. Andalucía también nos importa mucho por la propia región, con la que cooperamos en temas educativos, científicos, culturales, económicos y vinculados a las nuevas tecnologías. El Parque Tecnológico de Málaga y Cartuja en Sevilla son dos interlocutores esenciales para entablar vínculos con esos nuevos actores digitales del mundo contemporáneo que pueden generar soluciones y conocimiento.

-Usted es diplomática de carrera pero eligió centrarse en la diplomacia cultural. ¿Por qué?

-Porque me parece muy interesante ya que se ocupa de la relación no sólo entre los estados sino entre las sociedades, entre la gente. La diplomacia cultural es indispensable para complementar la diplomacia política que se desarrolla entre los estados, que son poderes un poco desencarnados. Estamos aquí para ayudar a tejer estas relaciones.

-¿De qué presupuesto dispone el Instituto Francés y cuáles son sus prioridades?

El Institut Français de España tiene un presupuesto global de nueve millones de euros. Esa partida comprende todas nuestras actividades pero el presupuesto propio de cada sede varía en función de los proyectos que emprende cada año. Trabajamos en colaboración, esa es la base de nuestra acción cultural; nunca pagamos un evento que queremos organizar, lo que hacemos es fomentar actividades en colaboración con otras instituciones públicas y privadas como por ejemplo el Festival de Cine Europeo de Sevilla o el Tres Festival de Granada.

-Desde la diplomacia cultural, ¿han cambiado las relaciones con el gobierno autonómico tras el cambio político experimentado en la Junta de Andalucía?

-Representamos al Estado francés que quiere trabajar con España y con todos sus componentes. Partimos de la idea de que la cultura supera cualquier diferencia política y estoy segura de que trabajaremos en esta etapa con el Gobierno andaluz al igual que con los ayuntamientos y las distintas instituciones públicas y privadas. Francia debe seguir siendo una aliada estratégica para la cultura y la educación en Andalucía, como se demostró en septiembre en Málaga con el seminario que organizamos en colaboración con los Museos Picasso y Pompidou para repensar el papel de estos centros como un elemento de formación de identidad colectiva en la Europa del presente. Estamos muy orgullosos de ese encuentro que tuve el honor de inaugurar y es un modelo de trabajo que tendrá continuidad. Desde la óptica de la diplomacia cultural francesa, la cultura abarca una gran diversidad de temas, como los intercambios artísticos pero también la educación, la formación profesional y la universidad. Por eso nos inquieta el cambio sobre el papel del plurilingüismo en la red educativa de la Junta de Andalucía. Hay un debate y nos interesa acompañarlo porque creemos que hay que preservar el plurilingüismo en Europa.

“ES UN ORGULLO QUE LA FERIA DEL LIBRO DE SEVILLA NOS INVITE PARA SU EDICIÓN DEDICADA A LAS CULTURAS DE LA FRANCOFONÍA”

-¿Qué ventajas considera que aporta el plurilingüismo?

-Enseñar dos lenguas extranjeras es una fuerte recomendación del Consejo de Europa y esperamos que se siga promoviendo en Andalucía porque es una región donde hay muchos turistas franceses o francófonos, una región que tiene muchísimas relaciones comerciales. 1500 empresas andaluzas exportan al África francófona y necesitan del francés y también obviamente de otras lenguas, como el portugués y el italiano. En Andalucía había un modelo muy interesante porque había dos lenguas obligatorias fuera del castellano, lo que no ocurría en el resto de España, y ahora el proyecto de reducir esa obligatoriedad en las últimas secciones del bachillerato nos da lástima porque creemos que los jóvenes necesitan una apertura al mundo que da la variedad de lenguas y no sólo el inglés. Estamos seguros de que vamos a encontrar con la Junta de Andalucía una vía de entendimiento en un tema que para nosotros es absolutamente clave. La cultura es también educación y la educación es aproximación y diversidad lingüística, de hecho hay muchísimos intercambios entre las universidades francesas y las andaluzas, una comunicación continua.

Louyot junto a Marie-Christine Rivière en la nueva sede del Institut Français en Sevilla.

Louyot junto a Marie-Christine Rivière en la nueva sede del Institut Français en Sevilla. / JOSÉ ÁNGEL GARCÍA

-En 2020 la acción cultural del Instituto Francés en España estará presidida por la temática de la francofonía. ¿Puede avanzar algunas de las acciones que conllevará en Andalucía?

-Cada año la temporada cultural del Instituto Francés de España tiene una temática distinta y la de 2019 ha sido Nosotros, Europa, un lema que reivindicó la unión cultural de Europa y comprendió las actividades desarrolladas con la ayuda de nuestros patrocinadores en los seis institutos franceses y en las instituciones asociadas. Para 2020 hemos elegido el lema La Francofonía Abierta que tratará sobre el idioma francés en el mundo pero también sobre el plurilingüismo, justo cuando se cumplirán 15 años de la Convención de la Unesco sobre la protección de la diversidad cultural. Puedo avanzar que estamos muy orgullosos de que la Feria del Libro de Sevilla nos haya invitado a formar parte de la programación del país invitado, nos presentó el proyecto dedicado a las culturas de la francofonía y nos pareció excelente. En 2020 Francia va a dedicar una gran oferta cultural a África y asumiremos el reto de promover la diversidad de las culturas africanas en particular francófonas. La invitación de la Feria del Libro de Sevilla nos permitirá promover estas literaturas y demostrar que la lengua francesa es una lengua inclusiva, una lengua mundo como lo es el español. El francés no es sólo una lengua económica, es una lengua cultural. En el continente africano, según estimaciones basadas en su crecimiento poblacional, podrían hablar el idioma francés 700 millones de personas en 2050 (actualmente lo hablan 274 millones). El 54% de los francófonos está en África y por eso es el continente más importante para nuestro idioma. De ahí que Andalucía, espacio de transición entre Francia y África, sea clave para nosotros.

“ESTAMOS MUY SATISFECHOS DE NUESTRA COLABORACIÓN CON LOS MUSEOS DE MÁLAGA Y CON BERNARD RUIZ-PICASSO”

-Realizan una labor muy visible de promoción del cine francés, una de las fortalezas de la industria cultural europea.

-Nos interesa mucho la alianza que hemos establecido con el Festival de Sevilla porque es un certamen que intenta desarrollar vínculos entre los profesionales del cine europeo para enriquecer y diversificar. Prueba de ello es que también UniFrance, la agencia de la industria cinematográfica francesa, apoyó este año por primera vez el certamen sevillano (hasta ahora sólo cooperaba con el de San Sebastián). Desde el Instituto Francés no imponemos ninguna directriz al certamen que dirige José Luis Cienfuegos pero nos interesa mucho su línea de trabajo y su modo de encarar la complejidad del mundo actual, abordando temas como la diversidad, la cuestión de género o los retos educativos. Este año el Premio Ciudad de Sevilla fue para la actriz francesa Jeanne Balibar, se estrenaron 24 películas coproducidas con Francia y acudieron a presentarlas directores tan importantes como el veterano Robert Guédiguian o más jóvenes, como la realizadora Justine Triet. Pero sobre todo nos interesa lo que ocurre alrededor del festival, como los encuentros profesionales y las actividades pedagógicas. El Festival de Sevilla, por ejemplo, impulsó un ciclo de coproducciones francesas que arrancó en el Cicus de la Universidad de Sevilla y se exhibió en varios de nuestros Institutos por toda España; eran películas exigentes, como el festival, que no se deja llevar por la facilidad.

-También desarrollan en Andalucía una colaboración con MK2, empresa francesa referente del cine de autor, y son uno de los principales apoyos de los programas y festivales que promueven la danza contemporánea y el circo.

-Nuestra idea de la diplomacia cultural no es ofrecer objetos culturales cerrados sino crear vínculos, promover los encuentros porque la cultura es relación y acción antes que objeto. En ese sentido, el Instituto Francés no dispone de salas de exhibición propias en Andalucía así que mantenemos un acuerdo con la empresa francesa MK2, que gestiona entres otros los Cinesur, y apoyamos su programa de versión original, por el que un martes de cada mes estrenan en sus cines una película francesa. En Madrid el Institut Français ha llegado a un acuerdo para abrir una sala urbana de cine en el céntrico barrio de Chueca que programa y gestiona los fines de semana MK2. Por otro lado, creemos necesario apoyar la línea de trabajo que desarrollan los teatros Central, Cánovas y Alhambra así como el Mes de Danza de Sevilla, que traen a España a artistas francófonos muy comprometidos y que abordan temas complejos, como ha ocurrido recientemente con Phia Ménard y Olivier Dubois. Francia valora mucho el trabajo que desarrolla desde los teatros de la Junta de Andalucía Manuel Llanes, tanto por los riesgos que asume como por la red que ha establecido con Teatros del Canal y Mercat de les Flors. También estamos muy orgullosos de nuestra colaboración con los museos de Málaga y con todo lo que tiene que ver con Pablo Picasso, un tema que es por esencia francoespañol y por eso procuramos asistir cada vez que su nieto Bernard Ruiz-Picasso viene a Málaga o Sevilla. Y lo mismo podemos decir de nuestra colaboración con la Fundación Tres Culturas, que nos permite acercar a Andalucía la creación contemporánea del norte de África, como ocurre con la exposición en cartel de la fotógrafa y videoartista Leila Alaoui, muestra que apoyamos previamente en el Museo Yves Saint Laurent de Marrakech.

-Antes de despedirnos, ¿podría recomendar una película y un libro que han destacado para usted en este año que acaba y que simbolizan el momento creativo que vive Francia?

-Mi película favorita de 2019 ha sido Retrato de una mujer en llamas, de Céline Sciamma, una cinta feminista que encarna todo lo que me gusta de la cultura francesa contemporánea. Habla de las mujeres a partir de la dificultad de ocupar un sitio en la sociedad pero de una manera sutil y con unas actrices, una música y una fotografía extraordinarias. Y en cuanto al libro, me gustaría destacar de la gran producción editorial francesa que ha llegado a España en 2019 el último premio Goncourt, Sus hijos después de ellos, de Nicolas Mathieu. No es un libro fácil pero es muy interesante porque plantea un fresco social con chicos de distintos estratos y llama la atención sobre la necesidad de reconectarnos con la juventud y de que lo hagan también los distintos sectores de la juventud entre sí. Por desgracia la conexión tecnológica no significa la conexión humana y social y este libro es una llamada de atención sobre esa carencia.

0 comments on ““El plurilingüismo es una riqueza y Andalucía no debería dejarlo atrás”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: