Discusión

La antropología novelada en el ladrón de mitos de Francisco Sánchez Pérez

Rehab Abdel Salam
(Universidad de Ain Shams. Facultad de Al-Alsun. Departamento de Español. El Cairo, Egipto)

Resumen
En este trabajo se pretende indagar en el proceso de la escritura novelada de la antropología en El ladrón de mitos. Una novela antropológica de Francisco Sánchez Pérez, un antropólogo que se lanza a la aventura literaria. El concepto de antropología literaria ofrece el marco teórico para examinar la novela como muestra de un género fronterizo e híbrido donde se entrelaza lo antropológico y lo literario a todos los niveles del texto. El texto sirve como ejemplo de unas de las formas de debilitamiento de las
fronteras entre las disciplinas que, a su vez, es un resultado de la interculturalidad contemporánea. El examen del proceso de la escritura novelada de la antropología nos lleva a la conclusión de que esta forma de escritura sirve como medio para revelar nuevas dimensiones de la experiencia humana y de la cultura contemporánea y ofrece respuestas a unas de las paradojas que envuelven la antropología. Palabras clave: antropología novelada; antropología literaria; alteridad; Francisco Sánchez Pérez; novela española del siglo XXI.

Introducción
El trabajo presente se enmarca dentro de los trabajos interdisciplinarios que pretenden buscar lazos entre dos disciplinas que son ostensiblemente opuestas, aunque en su esencia guardan vínculos estrechos entre sí. Roland Barthes (1972) explica la naturaleza de los estudios interdisciplinarios subrayando que no es suficiente elegir un tema  y recoger información acerca de dos o tres disciplinas ya que lo interdisciplinario consiste en crear un nuevo objeto que no pertenece a nadie.

En este trabajo se procura indagar en el proceso de la escritura antropológica novelada como una manifestación de la antropología literaria y como un género textual hibrido y fronterizo a través del análisis de la El ladrón de mitos. Novela antropológica, que es la primera producción literaria del antropólogo Francisco Sánchez Pérez (2005). A través del discurso literario desarrollado en sus páginas, la novela plasma una realidad de carácter etnográfico sobre el mundo andino peruano, fusionando literatura y antropología y creando una aproximación de arte y ciencia.

El presente pretende encontrar repuestas a las interrogaciones siguientes: ¿por qué un antropólogo escribe una novela?, ¿qué relaciones hay entre la literatura y la antropología?, ¿cómo se lleva a cabo el proceso de novelar la antropología?, ¿por qué motivos se da un tratamiento novelístico a la antropología?, ¿cómo se puede reflexionar sobre lo antropológico desde lo literario?, ¿cómo representa esta escritura un ejemplo de género fronterizo?, ¿se puede conseguir una mejor comprensión al otro?, ¿se puede romper con unos de los círculos paradójicos que envuelven a la antropología a través de la escritura antropológica novelada?

El ladrón de mitos representa una muestra de “un género híbrido” (Muñoz Carrión, 2006, p.457) en que lo ficticio se une con las diversas problemáticas de la actividad antropológica. Lo literario se entreteje con lo antropológico para llevar a cabo un proceso de antropología novelada que, según María Cátedra (2006), representa un caso único en España, aunque existen otros muchos antecedentes en América Latina. El texto tiene fuertes ecos autobiográficos ya que el propio autor reconoce en la nota a la primera edición de su novela que pasó sus aventuras durante el trabajo de campo que realizó en Perú. El autor es licenciado en Sociología y doctor en Antropología Social. Ha realizado trabajo etnográfico en España, Perú, México, Honduras (Escritores complutenses).

Las publicaciones de Sánchez Pérez abarcan relatos de carácter antropológico tales como la novela que abordamos en este trabajo, además de “El diablo de la ficción. Cuento etnográfico” (2008) donde averigua los lazos entre la antropología y la literatura y entre la verdad y la ficció. Otra obra suya de carácter literario antropológico es “Stabat Mater Relativa. Cuento etnográfico” donde trata el problema de la relatividad y los universales culturales. Sus obras ensayísticas comprenden La liturgia del espacio (1990) donde presenta una sensible etnografía de un pueblecito andaluz y El espacio y sus símbolos (1990). Otros ensayos suyos son: “Escenarios del conocimiento”, “Paradojas de la identidad nacional peruana”, “Factor étnico y conocimiento antropológico” y “Claves para una epistemología de la Cooperación para el Desarrollo”.

1. EL ANTROPÓLOGO COMO NOVELISTA
El lector puede preguntarse por las razones que lleven a un antropólogo a lanzarse a una aventura literaria. La repuesta nos da el propio autor en una reseña que hizo de la novela El olor de los elotes escrita por la antropóloga Manuela Cantón en 2013. El autor puede ser llevado por una insatisfacción profesional pues “quienes, habiendo optado por la profesión de antropólogo, no terminan de reconocerse en la imagen que les devuelve el espejo de la disciplina, en algún momento de su carrera se plantean escribir una novela” (Sánchez Pérez, 2014, p.287).

Sánchez Pérez es un antropólogo que ha encontrado en la literatura una riqueza expresiva que le libera de las ataduras de la investigación científica y le da acceso a horizontes más vastos de la experiencia humana. El antropólogo así se hace “libre de los compromisos formales de la Academia, abierto a iluminar las más recónditas oquedades de la condición humana” (Cátedra, 2006, p.92). El propio autor lo confirma ya que “en la
idea de escribir una novela anide el deseo de deshacerse de los corsés de la disciplina” (Sánchez Pérez, 2014, p.288).

Sánchez Pérez (2008), sirviéndose de uno de sus personajes en “El diablo de la ficción. Cuento etnográfico” como portavoz de sus ideas sobre la potencia liberadora de la literatura, enfatiza:

La ficción se debe a la condición humana y sólo a ella; mientras el ensayo académico te constriñe con sus protocolos disciplinarios. La ficción te da libertad para que establezcas infinitas combinaciones de elementos de la realidad con las que escrutar y expresar los más variados y recónditos recovecos del ser humano. (p.269)

En El ladrón de mitos, Sánchez Pérez, efectivamente se consigue liberarse de las ataduras académicas formales de su disciplina, y se propone escribir una novela basada en los datos etnográficos recogidos durante su trabajo de campo en Perú desafiando así unos de los cánones antropológicos establecidos por la Academia.

2. LITERATURA Y ANTROPOLOGÍA: RELACIONES RECÍPROCAS
La relación entre la Literatura y la Antropología proviene desde el objetivo esencial de cada una de estas disciplinas pues las dos tienen como objeto al ser humano y ambas comparten un objetivo común que es: “la búsqueda y la creación del sentido a través de la palabra” (López-Baralt, 2005, p.59), aunque cada una tiene su propio contexto y su propia singularidad.

El arte, en general es un componente inherente del ser humano y es una herramienta eficaz para entender la naturaleza humana. Lévi-Strauss (1993) explica que las obras de arte son la prueba de la existencia de la humanidad pues lo que difiere a los humanos los unos de los otros son sus obras.

La naturaleza de la literatura, sobre todo, permite absorber otras disciplinas y otros discursos, tal como es el caso de la antropología cuyo discurso, según Olmos Aguilera (2007) se ha inclinado hacia el lenguaje de las humanidades y las letras, junto con otros discursos. La riqueza expresiva de la literatura y la variedad de sus estrategias textuales para ampliar sus límites temáticos, lingüísticos, estructurales y textuales han ayudado a los antropólogos a descubrir nuevos modelos para reflejar su inquietudes, rebeldías y búsquedas (Carrasco M. 2003).

Clifford (1986) incluso llega a llamar etnografías como obras de ficción ya que la palabra ficción, como se usa comúnmente en la teoría textual reciente ha perdido su connotación de falsedad, de algo que meramente se opone a la verdad. Ella sugiere lo parcial de las verdades culturales e históricas. Los estudios etnográficos pueden llamarse ficciones en el sentido de algo creado que es la principal carga de la raíz latina de la palabra, fingere.

Geertz (1989) también hace hincapié en “el carácter literario de la antropología” (p.13). Este carácter literario se plasma en dos formas, que García del Villar Balón (2005) detalla pues la literatura puede servir como objeto de estudio de los estudios etnográficos para entender más aspectos sobre la cultura que se estudia. Además, ésta puede servir como fuente de documentación cultural. Por otra parte, la literalidad es uno de los fundamentos del texto etnográfico para que persuada a sus lectores.

Así vemos que la antropología y la literatura mantienen entre sí un diálogo mediante el cual el antropólogo se convierte en escritor y el escritor en antropólogo (Cárcamo Landero, 2007). Vale destacar que esta relación entre literatura y antropología existe ya desde los orígenes de la antropología. León Portilla (2004) explica que esos orígenes se remontan al siglo XVI cuando el fraile español Bernardino de Sahagún, nacido en 1499, se afanó por convertir al cristianismo a los indígenas de México. Pero declaró que no podía cumplir su misión si ignoraba su lengua y su cultura.

Aún siglos después, ya hasta el siglo XIX, las ciencias sociales se veían influidas por la literatura, entre otras disciplinas. Joaquín Brunner (1998) subraya que, en el siglo XIX, el discurso de las ciencias sociales no se veía bien diferenciado de la filosofía, la historia, la literatura y el ensayo.

Por su parte, la literatura se veía influida por la antropología desde épocas muy remotas. En el Renacimiento y en el Siglo de Oro español, y en otras muchas literaturas del mundo, varios escritores han abordado temas antropológicos. Cervantes, a modo de ejemplo, presentaba en Rinconete y Cortadillo un análisis de los maleantes del siglo XVI que encierra un material antropológico no menos valioso que el recogido en las monografías de antropólogos (Caro Baroja & Temprano, 1985).

Seguir leyendo en: Tonos Digital

0 comments on “La antropología novelada en el ladrón de mitos de Francisco Sánchez Pérez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: