Noticias

Premios de la Crítica Literaria

elmundo.es

Los premios de la Crítica literaria valenciana, que se acaban de entregar en la Casa de Cultura de Rocafort, municipio sede de estos premios en las últimas y más recientes ediciones, han distinguido a dos grupos de autores, dos bloques significativos y muy relevantes de escritores valencianos destacados en las distintas especialidades.

Explico lo de los dos grupos. Por un lado el jurado ha premiado al poeta de Oliva y académico de la Española de la Lengua, Francisco Brines (Oliva, 1932), a quien le ha concedido el Premio Extraordinario o Especial de la Crítica al conjunto de su obra poética, una de las voces más relevantes de la poesía española actual, y con toda probabilidad el poeta vivo más destacado de España.

También ha premiado a la filósofa, catedrática de Ética de la Universidad de Valencia, Estudi General, y académica de Ciencias Sociales y Políticas, Adela Cortina (Valencia, 1947), premio con el que casi-casi se quiere reconocer toda su obra de pensamiento, distinguida en el 2007 con el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos, aunque se ha buscado como pretexto la edición de su libro «Aporofobia, el rechazo al pobre. Un desafío para la democracia», editado el año pasado y que es continuación de los que, sobre este mismo tema y asunto, ha venido publicando en los últimos años.

El otro grupo es el formado por el poeta Antonio Praena (Purullena, 1973) que por una infrecuente rareza su libro «Historia de un alma», meses antes, había ganado el premio de la Crítica Literaria Andaluza. Por el narrador Rafa Cervera a quien se le ha premiado su primera novela, «Lejos de todo» como la mejor de cuantas han publicado autores valencianos el año pasado, y Lola Blasco (Alicante, 1983) y Chema Cerdeña, premios de Literatura dramática, la primera por «Fuegos» y el segundo por «Shakespeare en Berlín», especialidad esta, la de literatura dramática, incluida hace unas pocas convocatorias, a impulso del presidente de los premios José Vicente Peiró destacado critico teatral y filólogo.

El primer grupo -esta división en grupos no es formal, es un modo mío de interpretar y acomodar el fallo del jurado- representa el reconocimiento a autores senior, de obra indiscutida. El segundo son el futuro, presente. Todos ellos, tienen mi mayor consideración, aunque ahora quisiera virar hacia los dos primeros.

En una entrevista que le hice y publiqué a Francisco Brines, en septiembre de 1987, me dijo que el poeta que le hizo escribir y ser poeta a él fue Juan Ramón Jiménez, principalmente tras la lectura de la «Segunda antología», al llegar a él pensó: «bueno, esto es la poesía», una poesía con mayúsculas, que eclipsó la emoción que le había producido, de adolescente, la lectura de Gustavo Adolfo Bécquer.

«Yo con Juan Ramón -me dijo- lo que hago es educar mi sensibilidad, por eso me quedé tan extrañado cuando apareció mi primer libro y nadie nombró a Juan Ramón; nombraron a Antonio Machado, a Azorín, y me gustó mucho que los citaran, porque también formó mucho mi sensibilidad perceptiva en aquellos años, pero, vamos, al que verdaderamente yo le debo el sentido de la poesía y el amor a la poesía y a la pureza de la poesía es a Juan Ramón. Luego, ya en otro sentido, en el de incorporar el hombre al poema, mi encuentro con Cernuda fue importantísimo. Estos son los dos momentos, yo creo, más trascendentes»…

En otra entrevista, esta concedida a Silvia Cruz, en mayo del año pasado, Cortina recordó que los pobres «no pueden aspirar a ser felices», sencillamente porque «todos tenemos proyectos de felicidad, el pobre es el que no puede ni aspirar a ellos», y produce rechazo porque el pobre no puede dar nada, grupo en el que también caben los precarios, «Sí, la precariedad es un tipo de pobreza muy propia de nuestro tiempo. Cuando oigo a alguien hablar de «cultura de la precariedad» asumiendo que es lo que hay y debemos adaptarnos, me estremezco. La gente debe tener unos ingresos mínimos y estables para llevar a cabo sus planes de vida afectivos, culturales y de todo tipo. No hay que conformarse con la precariedad, hay que acabar con ella y es otro de los temas que debería ocupar las portadas y el tiempo de los políticos».

Lo más terrible es que hay más de mil millones de personas que viven en pobreza extrema y tal vez algunos no han considerado que la pobreza «genera problemas, violencia, revoluciones».

Unos premios bien atinados, juiciosos y prestigiosos. Un momento de felicidad.

0 comments on “Premios de la Crítica Literaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: