Impulsado sobre todo entre los jóvenes, la modificación lingüística comienza a volverse una constante en los intercambios de los hablantes sudamericanos.