Noticias

El “error de traducción” en la querella a Llarena con el que Puigdemont aviva su parcialidad

La defensa de Puigdemont atribuye la errata al traductor y ya ha asegurado que lo pondrá en conocimiento del tribunal

La Vanguardia

El Gobierno niega un cambio de postura en el caso de la defensa de Llarena ante la querella presentada por Puigdemont en Bélgica, el PP lo llama “recular”, lamenta que el Gobierno de Sánchez “sólo acierte cuando recula” y promueve acciones en defensa del magistrado. Este martes, la rectificación del Ejecutivo parece cobrar más relevancia a la luz de los argumentos que se incluyen en la demanda, con un “error de traducción” al francés sobre la que plana la sospecha de la intencionalidad y con la que se pretende evidenciar la parcialidad del juez instructor en el caso del 1-O. Un error que la defensa de Puigdemont atribuye al traductor y que ya ha asegurado que pondrá en conocimiento del tribunal.

Varios medios han difundido las diferencias entre las declaraciones de Llarena del pasado 22 de febrero tras una conferencia en Oviedo y las palabras traducidas al francés, lengua en que se presentó la demanda en Bélgica el pasado 5 de junio. En la literalidad de sus palabras se basa la querella presentada por Puigdemont y los exconsellers, puesto que en apenas un par de frases Llarena rechaza que los hechos de la causa sobre el ‘procés’ estuvieran siendo investigados por motivos políticos. El hecho de rechazar la existencia de presos políticos por la causa que él mismo instruía sirvió a Puigdemont y a los suyos para poner en cuestión la necesaria imparcialidad del juez.

La disonancia entre la versión en castellano de las declaraciones de Llarena y la versión traducida al francés presente en la querella interpuesta por Puigdemont fue detectada por un profesor francés hispanoblante que alertó de ello en las redes sociales, y cuya apreciación fue después difundida por varios juristas. La diferencia entre las dos versiones es evidente y refuerza la supuesta parcialidad de Llarena ya que en la traducción francesa se da por hecho una afirmación que en las palabras literales del juez no es tal.

En concreto, la querella en Bélgica traduce un supuesto, “si es que esto es así”, por una rotunda afirmación: “y sí, eso es lo que sucedió”. En particular, las declaraciones del juez rezan así en la versión literal: “Un delito político son aquellos comportamientos que normalmente no estarían sancionados por el ordenamiento jurídico-penal y que sin embargo, por una consideración política, estos comportamientos son perseguidos. No es el caso del Tribunal Supremo que estamos llevando en el Tribunal Supremo, se trata de comportamientos que aparecen recogidos en nuestro Código Penal y que, con independencia de cuál haya podido ser la motivación que haya llevado a las personas a cometerlos, si es que eso ha sido así, pues tienen que se investigados.”

La disonancia entre la versión en castellano y la traducida al francés presente en la querella fue detectada por un profesor francés hispanoblante que alertó de ello en las redes sociales

La expresión de la discordia es claramente condicional, sin embargo, en la versión traducida en francés de la querella presentada aparece como afirmación, lo cual cambia completamente la consideración del comentario. En todo caso, la demanda de Puigdemont y los suyos se basa sobre todo en la primera parte de las declaraciones, en el rechazo de plano por parte de Llarena de que la causa que instruye se base en un delito político.

Para los independentistas, esta consideración viola todos los requisitos de la necesaria parcialidad, y desde la defensa de Puigdemont quitan hierro a “un error del traductor”. De hecho, el coordinador de la defensa de los acusados del ‘procés’, Gonzalo Boye, ha asegurado este martes en Antena 3 que se trata de eso, de un “error de traducción” del que en todo caso pondrán en conocimiento del tribunal “una vez que se ha puesto de manifiesto”.

La expresión “si es que esto es así”, fue traducida al francés por una rotunda afirmación: “Y sí, eso es lo que sucedió”

En todo caso, Boye ha lamentado que “cuando en Alemania se enviaron traducciones en las que faltaban frases completas y el tribunal alemán tuvo que advertir de ello a la Fiscalía, nadie dijo nada”. De hecho, ha recriminado que “la gente está muy nerviosa por una demanda civil”.

Por su parte, el abogado Jaume Alonso Cuevillas ha admitido en RAC1 que es “muy difícil” ganar la demanda en Bélgica contra Llarena, de hecho es sustancialmente difícil que sea admitida a trámite una vez escuchadas las partes. En todo caso, Cuevillas ha señalado que ganar “es secundario” ya que “lo que pretendía la demanda era evidenciar que el Estado no respeta la presunción de inocencia, y se ha logrado”. Así que “lo que pase a partir de ahora es bastante indiferente”.

El error ha sido aprovechado también por el PP para arremeter contra el Gobierno y su gestión del asunto de la querella. En una entrevista en RNE, el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, ha considerado “preocupante” que el Gobierno no hubiera detectado que la demanda civil parte de unas declaraciones falseadas en la traducción.

 

0 comments on “El “error de traducción” en la querella a Llarena con el que Puigdemont aviva su parcialidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: